CFC y calentamiento global


Según un estudio el principal responsable del calentamiento global de las últimas décadas serían nuestras emisiones de clorofluorcarbonados y no nuestras emisiones de dióxido de carbono.

cfc_calentamiento

Según Qing-Bin Lu, profesor de Física Y Astronomía, Biología y Química en la Facultad de ciencias de la Universidad de Waterloo, el calentamiento global que es está experimentando la Tierra en las últimas décadas se debería a nuestras emisiones de clorofluocarbonos o CFC y no al dióxido de carbono.
Según este profesor los modelos climáticos sobre el calentamiento serían erróneos y la interacción entre las moléculas clorofluorcarbonadas y los rayos cósmicos sería la responsable del calentamiento y también de la reducción en la velocidad del calentamiento experimentada en los últimos años.


Este tipo de gases se venían usando masivamente desde la década de los setenta para multitud de aplicaciones, sobre todo como gases en los circuitos de refrigeración. Se pudo comprobar más tarde que eran los culpables de la reducción del ozono en las capas altas de la atmósfera que nos protege de los rayos ultravioletas. El protocolo de Montreal permitió que las emisiones de estos gases se fueran reduciendo, aunque la vida media de estas moléculas es muy larga y pasará mucho tiempo hasta que quede eliminado de la atmósfera. El agujero en la capa de ozono del polo sur ha experimentado signos de mejora en los últimos años gracias a dicho tratado.
También se sabe que este tipo de moléculas y los gases que las han reemplazado contribuyen al efecto invernadero en gran medida.
En la teoría tradicional sobre el calentamiento climático se culpa principalmente de este hecho a las emisiones de dióxido de carbono que se producen cuando quemamos combustibles fósiles. Los testigos de hielo de miles de años de antigüedad demuestran claramente una correlación entre la temperatura media global y la concentración de dióxido de carbono. El nivel de este gas ha ido aumentado desde el advenimiento de la industria en el siglo XIX y la quema de combustibles derivados del petróleo posterior.
Sin embargo, Qing-Bin Lu pone en duda que la causa del calentamiento reciente sea el dióxido de carbono. Afirma que los CFC pueden dar cuenta del aumento en 0,6 grados de la temperatura global. Por tanto, no niega el calentamiento, sino el agente que lo causa. Según su hipótesis esto también explicaría por qué el aumento de temperatura no ha crecido tanto como se esperaba en los últimos pocos años, pues las emisiones de CFC han ido disminuyendo gracias al protocolo de Montreal. Según él se podría esperar una disminución de la temperatura global en los próximos 70 años según la concentración de CFC decaiga en la atmósfera.

Según Lu los rayos cósmicos controlan una reacción electrónica en la estratosfera en presencia de CFC de tal modo que se reduce el ozono (teoría CRE). Según esta teoría se puede recrear una curva en la que se representa la concentración ozono en el tiempo. Es precisamente esta curva la que se puede comparar con la curva de subida de la temperatura global media en la superficie (ver figura). Su estudio estadístico explica el aumento de temperatura de 1950 a 2002 y el aumento más lento a partir de esa fecha si se tienen en cuenta los datos sobre concentración atmosférica de CFC y no los de dióxido de carbono. Según él la significación estadística es del 97%.

CFCs Climate Change2
La teoría CRE es distinta a la teoría comúnmente aceptada de la destrucción de ozono mediada por los CFC y que dice que son los rayos ultravioletas los que juegan un papel. En la teoría CRE serían los rayos cósmicos de origen solar los que inducirían la destrucción del ozono. Un argumento a favor de la CRE, según el científico, es la modulación de 11 años del ciclo solar.
Lu predice que el nivel del mar continuará subiendo durante unos años mientras que el agujero de la capa de ozono se recupera. “Sólo cuando el efecto de la recuperación de la temperatura global domine sobre la recuperación de los agujeros de ozono de las regiones polares, tanto la temperatura como la fusión de los hielos podrá reducirse”, dice Lu.
El estudio ha sido publicado en International Journal of Modern Physics B, así que estará sujeto al escrutinio de la comunidad científica internacional. Habrá que ver qué es lo que dicen sobre él.

Visto en  http://neofronteras.com/?p=4120

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s