El deshielo del Ártico aumenta la mortalidad de las crías de oso polar


La pérdida de hielo debido al cambio climático está provocando que los osos polares tengan que nadar cientos de millas, lo que supone un gran riesgo para sus cachorros. Según un estudio, la tendencia se está agravando: el año 2011 ha sido testigo del volumen mínimo de hielo en el Polo Norte.

El informe científico, publicado conjuntamente con WWF, ha estudiado los episodios de nado a larga distancia de hembras adultas de oso polar en la zona sur de los mares de Beaufort y Chukchi (en el Ártico canadiense). Sus resultados fueron presentados en la Conferencia Anual Internacional de la Asociación del Oso, celebrada en Ottawa (Canadá).

Entre 2004 y 2009, los investigadores recopilaron datos de 68 collares GPS colocados en hembras adultas de oso polar, en combinación con imágenes satélite de hielo polar, para identificar travesías a nado de 30 millas de una sola vez. El estudio encontró 50 episodios que involucraban a 20 osas polares, con unas distancias de alrededor de 420 millas, en períodos de 12 días de media.

Once de las osas que nadaban largas distancias tenían crías jóvenes. Cinco de ellas perdieron a sus cachorros durante la travesía, un índice de mortalidad del 45%. Por contraste, tan sólo mueren el 18% de las crías que no se ven obligadas a nadar con sus madres a puntos tan alejados.

Geoff York, experto en osos polares de WWF resume así el problema: “El cambio climático está retirando el hielo directamente bajo los pies de los osos. Les obliga a viajar más lejos a la hora de encontrar comida y refugio”. Y añade: “Este estudio es el primer análisis para identificar una tendencia a lo largo de los años del incremento en la distancia que nadan los osos. Las investigaciones anteriores tan sólo mostraban los incidentes aislados”.

Según la Universidad de Bremen, la extensión de hielo ártico ha disminuido hasta un nivel record en septiembre de 2011: 4.240 kilómetros cuadrados, frente a las cifras del peor año hasta ahora registrado, 2007, con 6.5oo kilómetros cuadrados. El volumen de hielo es casi un 50% más bajo que en 1979, cuando comenzaron a tomarse registros por satélite.

En esta situación, las crías deben enfrentarse al mar abierto. Pero las travesías de larga distancia a nado ponen a las crías de oso en grave peligro de ahogamiento debido a la fatiga o el mar estado de la mar. El menor tamaño de sus cuerpos y la poca cantidad de grasa almacenada les hace más sensible a la hipotermia.

Por otro lado:

Los científicos escépticos ya creen en el calentamiento

Un estudio subvencionado por críticos del cambio climático confirma el aumento de temperatura

Un grupo de científicos conocidos por su escepticismo sobre el cambio climático ha reanalizado los registros de la temperatura global de los últimos dos siglos. Su análisis confirma lo que ya habían comprobado otros: la Tierra se está calentando.

El Berkeley Earth Project ha recibido fondos de organizaciones que llevan años negando el cambio climático como los hermanos Koch, una pareja de multimillonarios de EEUU que dan dinero a todo aquel que pueda probar o defender que no hay calentamiento global y que, si lo hay, sea antropogénico.

El equipo, formado por una decena de destacados científicos entre los que se encuentran el escéptico Richard Muller, de la Universidad de California, y el recién premiado con el Nobel Saul Perlmutter, ha reunido datos de la temperatura mundial que se remontan a 1800 de 15 fuentes diferentes, incluyendo bases de datos en poder de la Organización Meteorológica Mundial y varios organismos de EEUU y el Reino Unido. No querían que una reducida recopilación de información pudiera afectar a sus resultados o debilitarlos ante las críticas. 

Su proyecto, Berkeley Earth Surface Temperature (BEST), concluye que las temperaturas de la tierra han aumentado en un 1° C desde la década de 1950. El dato está en la línea de otros registros anteriores como el GISTEMP, mantenido por la NASA, o el HadCRU, gestionados por la Oficina Meteorológica del Reino Unido. Este grado extra solo se refiere a las extensiones de tierra, sin incluir la temperatura de los mares o la atmósfera.

“Nuestra mayor sorpresa fue que los nuevos resultados son muy parecidos a los valores de calentamiento publicados anteriormente por otros equipos en los EEUU y el Reino Unido “, dijo el profesor Muller. “Esto confirma que aquellos estudios fueron hechos con cuidado y que los sesgos potenciales identificados por los escépticos del cambio climático no afectaron seriamente sus conclusiones”, añadió.

Buena parte del Climategate se basó en las acusaciones que los escépticos hicieron a los convencidos sobre una desviación en los resultados provocada por bases de datos deficientes.

Esta vez, los científicos reunieron datos de 1.600 millones de informes de temperatura. Después de eliminar los registros duplicados, el archivo contenía información de 39.390 estaciones únicas, cinco veces las 7.280 estaciones usadas para recopilar los datos históricos de la GHCN que ha servido como base de muchos estudios climáticos. 

Con este aumento de las estaciones, los investigadores pudieron descartar  que el efecto isla de calor de las ciudades, siendo real, esté detrás del calentamiento registrado por la mayoría de las estaciones meteorológicas de todo el mundo. Para los escépticos la concentración de muchas mediciones en zonas urbanas era uno de los puntos débiles de los anteriores trabajos.

Para evitar otra de las acusaciones del Climategate, como fue el secretismo y la revisión de los estudios por colegas demasiado cercanos, los investigadores del Berkeley Earth Project han decidido publicar sus resultados para que, al mismo tiempo que se inicia el proceso de revisión por otros científicos, cualquiera pueda valorarlos. 

www.publico.es

Una Verdad Incomoda

Una Verdad Incómoda (An Inconvenient Truth) es un documental estadounidense conducido por el ex Vicepresidente de los Estados Unidos durante el mandato de Bill Clinton, Al Gore, sobre los efectos del calentamiento global generado por la actividad humana sobre el planeta Tierra.

El documental fue publicado en DVD por Paramount Home Entertainment el 21 de noviembre de 2006 en Estados Unidos. Los cines y la televisión de pago de todo el mundo están pasando la película (en España, el Canal Satélite Digital lleva emitiendo el documental desde septiembre de 2008).

“El 8 de septiembre, la medida de la capa de hielo del mar Ártico fue de 4.240 millones de kilómetros cuadrados (1.637.000 de millas cuadradas). Este es un nuevo mínimo histórico”, dijo Georg Heygster, jefe del Physical Analysis of Remote Sensing Images unit de la University of Bremen’s Institute of Environmental Physics.

Los cambios observados en el hielo marino en el Océano Ártico, en la masa de la capa de hielo de Groenlandia y las tapas de hielo del Ártico y los glaciares en los últimos diez años son dramáticas y representan un punto de partida obvio de los patrones a largo plazo.

Crédito: Arctic Monitoring and Assessment Programme / Arctic Council

El Planeta Tierra

http://www.youtube.com/watch?v=nRqYadXcYPk&list=PL621DBE268E270B04&feature=plpp_play_all

Una respuesta a “El deshielo del Ártico aumenta la mortalidad de las crías de oso polar

  1. ¿que hacen los gobiernos al respecto? ¿tienen intenciones de cambiar el futuro?, pues si no lo hacen ya estarán pensando en tener colonias en la luna para quienes puedan costear su estadía alli y dejar que la tierra se convierta en un verdadero infierno de calamidades y desgracias.
    ¿Cual es la opinion al respecto?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s