Archivo mensual: marzo 2011

España en penumbra contra el cambio climático


Alrededor de 250 ciudades españolas apagaron anoche las luces de monumentos y edificios emblemáticos entre las 20:30 y las 21:30 horas para celebrar “La Hora del Planeta”, batiendo un récord de participación al conseguir ser el segundo país del mundo con más ciudades inscritas en la lucha contra el cambio climático.

Esta iniciativa impulsada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), ha conseguido que España obtenga la “medalla de plata” con 250 ciudades participantes, sólo superada por Canadá con 422, de un total de 4.500 ciudades de 135 países de todos los continentes.

Los monumentos y lugares más emblemáticos en países de los cinco continentes como la Muralla China, el reloj Big Ben británico, las zimabuas cataratas Victoria, el Obelisco de Buenos Aires o la playa brasileña de Copacabana apagaron anoche sus luces para adherirse a “La Hora del Planeta”.

Esa iniciativa del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), que pide a los políticos que tomen medidas para combatir el cambio climático, ha sido seguida en unos 130 países, que comprometieron su adhesión al apagón ecológico entre las 20.30 y las 21.30, hora local en cada uno de ellos.

http://www.efe.com .

¿Está la Tierra al borde de su sexta extinción masiva?


Advierten de que tres cuartas partes de todas las especies pueden desaparecer en cuestión de siglos

La Tierra puede enfrentarse a su sexta extinción masiva, según advierten científicos de EE.UU. en la revista Nature, argumentando que, al ritmo actual de destrucción, no pasarán más que unos cuantos siglos para que tres cuartas partes de todas las especies que hoy pueblan nuestro planeta desaparezcan. Desde la primera evidencia fósil de vida, en los últimos 540 millones de años se han producido cinco extinciones masivas en las que fueron aniquiladas más del 75% de las especies de la faz de la Tierra. Pero hasta ahora, las catástrofes o fenómenos naturales fueron la causa. Esta vez la amenaza está directamente relacionada con las actividades humanas, y la lista es larga: la destrucción de los ecosistemas, la sobreexplotación de los recursos, la difusión de los microbios y los virus, las introducciones imprudentes o accidentales de especies en un nuevo ambiente, el calentamiento global…

Para ilustrar este peligro, paleobiólogos en la Universidad de California en Berkeley han revisado el estado actual de la biodiversidad de los mamíferos, la clase de animales más documentada hasta la fecha. Durante los últimos 500 años, por lo menos 80 de 5.570 especies de mamíferos han desaparecido. «El ritmo de extinción actual es extrañamente similar a la de las extinciones en masa del pasado, incluso con una definición bastante restrictiva», dice Anthony Barnosky, autor principal del estudio. Un sombrío panorama, desafortunadamente reforzado por la lista de especies amenazadas en la «lista roja» de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

No todo está perdido
Si todas las especies clasificadas como «en peligro crítico», «en peligro» o «vulnerables» desaparecieran a finales del siglo XXI y la extinción continuara al mismo ritmo, más de tres cuartas partes de todas las especies de mamíferos se extinguirían en 334 años y los anfibios en menos de 250, según el estudio. Las cinco grandes crisis se llevaron a cabo en una escala de tiempo geológico -cientos de miles o incluso millones de años- muy larga en comparación con la historia de la humanidad. La extinción más brutal, la más reciente, fue provocada en el Cretácico, hace unos 65 millones de años, cuando, presumiblemente, un cometa o un asteroide golpeó la Tierra en la Península de Yucatán (México).

Según los paleontólogos de California, una toma de conciencia rápida es necesaria para frenar las extinciones. No todo está perdido, ya que, hasta ahora, sólo de un 1% a 2% de todas las especies de los grupos que conocemos se han extinguido. Barnosky afirma que no es demasiado tarde para salvar a los mamíferos en peligro de extinción y a otras especies. Esto requeriría enfrentarse a una nutrida serie de amenazas, desde la fragmentación del habitat a las especies invasoras, las enfermedades y el calentameinto global.

www.abc.es

Planeta Tierra

Planeta Tierra

El verano de 2010 fue el más caluroso de los últimos 500 años en Europa


Por encima del de 2003 que dejó más de 40.000 muertos y cuantiosas pérdidas económicas en el oeste del continente

Un equipo internacional de investigadores, con participación española, ha constatado que el verano de 2010 ha sido, muy probablemente, el más caluroso de los últimos 500 años en Europa, por encima del de 2003 que dejó más de 40.000 muertos y cuantiosas pérdidas económicas en el oeste del continente.

Esta es una de las conclusiones de un estudio que publica Science, en el que, además, se indica que esta última década es la que más veranos extremos contiene desde el año 1500 y en el que se prevé que, en condiciones futuras de cambio climático, las “mega olas de calor” como las de 2010 y 2003 se van a dar con más frecuencia.

Según ha detallado a Efe David Barriopedro, español que actualmente investiga en la Universidad de Lisboa, el trabajo describe la ola de calor de 2010 desde una triple perspectiva.

Así, para la primera de ellas, los autores tomaron datos diarios de temperatura desde 1871, desde cuando se tienen observaciones diarias, y compararon y describieron la evolución de las temperaturas durante el verano de 2010. Este análisis lo realizaron para diferentes escalas: diaria, semanal (cálculo de la temperatura media), mensual y estacional.

En esta primera parte, los autores se detuvieron en la comparación de la ola de calor de 2010, que afectó especialmente al este de Europa y oeste de Rusia, con la de 2003 en el oeste de Europa.

“La ola de calor de 2010 fue excepcional y más intensa que la de 2003 en términos de anomalía de la temperatura y afectó a un área mucho mayor”, según Barriopedro.

Sigue leyendo

EE UU alerta de radiaciones “extremadamente altas” en la central nuclear de Fukushima


El Organismo Internacional de la Energia Atómica constata daños en tres reactores de la central.- Cuatro de los seis reactores de la planta atómica japonesa tienen problemas.- EE UU pide a sus ciudadanos que no se acerquen a menos de 80 kilómetros de la central

Las radiaciones en la central de Fukushima, seriamente dañada por el terremoto y el tsunami del pasado viernes, son “extremadamente altas” según la Autoridad de Regulación Nuclear de EE UU. El presidente de ese organismo, Gregory Jaczko, ha dicho en una comisión parlamentaria que hay “altos niveles de radiación” alrededor del reactor, lo que complica el trabajo de los operarios que trabajan allí. “Las dosis [de radiación] que podrían recibir pueden ser potencialmente letales en un breve periodo de tiempo”. Aunque hoy el el Organismo Internacional de Energía Atómica ha confirmado que los núcleos de los reactores 1, 2 y 3 de la central están dañados; la principal fuente de radiaciones ahora mismo está en el reactor 4, cuya piscina de residuos ha experimentado una bajada en el nivel de agua dejando al aire las barras de combustible usado, que son altamente contaminantes. EE UU ha pedido a sus ciudadanos que viven a menos de 80 kilómetros de la central que abandonen el área o eviten salir de casa; mientras Reino Unidos, siguiendo el ejemplo de Francia, ha dicho a sus nacionales que den plantearse la posibilidad de irse de Tokio, a 240 kilómetros de la planta de Fukushima I.

Sigue leyendo

La NASA advierte de que los Polos se deshacen más rápido de lo previsto


Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida están perdiendo su masa a un ritmo más acelerado de las predicciones hechas hasta ahora, lo que repercutirá en una subida global del nivel del mar, según un estudio difundido por la NASA. Los resultados del estudio sugieren que las capas de hielo se están deshaciendo más rápido que los glaciares de las montañas. Como ejemplo, en 2006 los polos perdieron una masa combinada de 475 gigatoneladas al año en promedio, una cantidad suficiente para elevar el nivel global del mar en un promedio de 1,3 milímetros al año frente a las 402 gigatoneladas que perdieron de promedio los glaciares de la montaña.

La NASA ha analizado datos de sus satélites entre 1992 y 2009 y ha descubierto que cada año durante el curso del estudio, las capas de hielo de los casquetes polares perdieron un promedio combinado de 36,3 gigatoneladas más que el año anterior. “Que las capas de hielo serán la principal causa del aumento del nivel del mar en el futuro no es sorprendente, ya que poseen una masa de hielo mucho mayor que los glaciares de montaña”, señaló el autor del estudio, Eric Rignot, de la Universidad de California. “Lo sorprendente es que esta mayor contribución de las capas de hielo ya está sucediendo”, advirtió el científico, que llevó a cabo la investigación con la colaboración del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Sigue leyendo

The Cove


The Cove es un documental estadounidense de 2009, que describe la matanza anual de delfines en un Parque Nacional de Taiji, Wakayama, en Japón, desde el punto de vista de activistas anti-caza de delfines. La película resalta que la cantidad de delfines matados en la cacería de delfines en Taiji, es varias veces mayor que el número de ballenas cazadas en la Antártica y reporta que 23.000 delfines y marsopas son matados en Japón cada año en la industria ballenera nacional. Los delfines migratorios son arreados hacia una ensenada escondida, donde son atrapados con redes y asesinados por medio de lanzas y cuchillos junto a pequeños barcos pesqueros.

De acuerdo al Ministro de Agricultura, Forestal y Pesca de Japón el progreso más reciente reporta 1.569 cetáceos en Taiji fueron matados durante la temporada de 2007, incluyendo otro métodos aparte de la cacería. El Ministro afirma que sólo 1.239 cetáceos fueron matados por la cacería y que un total de 13.080 cetáceos fueron matados en todo Japón en 2007.

El filme fue dirigido por el ex fotógrafo de National Geographic, Louie Psihoyos. Porciones de la película fueron filmadas en secreto durante 2007, utilizando micrófonos submarinos y cámaras de alta definición disfrazadas de rocas.

Sigue leyendo

Lo que perdimos….


Lo que hemos perdido, y que jamás nos importó…