EEUU planea prender fuego a la gran mancha de petróleo en el Golfo de México


A un ritmo de 160.000 litros al día.
Piden al Gobierno que se prepare para la llegada del crudo a la costa

El crudo sigue saliendo del fondo del mar, donde estaba plataforma que explotó el pasado 20 de abril en el Golfo de México, a un ritmo de 160.000 litros al día. El flujo, que sale de una perforación a 1500 metros de profundidad, 80 kilómetros al sur de Venice, Luisiana, no fue descubierto hasta el día 24.

Mientras la gran mancha crece y avanza amenazadoramente hacia la costa, la gente de Nueva Orleans está desesperada con la respuesta oficial. El desastre ha unido a la industria del turismo, los pescadores y ecologistas, que piden que el gobierno se prepare para la llegada del crudo a la costa, que se encuentra a 32 kilómetros de zonas ecológicamente sensibles y de las granjas de ostras.

“¡La mancha es tan grande como la isla de Jamaica! Si esto fuera un huracán acercándose hacia la costa tendríamos oficiales preparándose”, dice frustrado Bob Frost, comentarista de la estación de radio WWL.

La Guardia Costera va a realizar un experimento para quemar una parte del crudo hoy mismo. Si funciona, intentarán quemar una zona mayor. El incendio provocaría una gran nube de humo con residuos tóxicos y todavía dejaría una capa de restos en la superficie del mar, que sería más fácil de limpiar.

Se realizó una quema similar en Newfoundland, en 1993, que funcionó con una efectividad de entre un 50% y un 99%. Pero el incendio crea restos químicos tanto en el agua como en el aire que afectarían al medioambiente.

Ed Overton, profesor emérito de ciencia medioambiental de Luisiana State University dice no estar seguro de que la quema funcione. “Cuando estás en medio del océano con olas y corrientes, no es fácil…, pero es algo que debe ser intentado”. Se calcula que el petróleo llegaría a la costa este fin de semana.

La empresa de petróleo BP, dueña de la plataforma que se hundió, es responsable de cubrir los gastos. Están realizando una perforación de emergencia para intentar frenar el vertido, inyectando líquidos pesados y cemento. Pero esta solución tardaría meses. Si no se frena el vertido, el golfo podría acabar con 100.000 barriles de crudo.

Ecologistas y pescadores están muy preocupados por la llegada del crudo a los estuarios porque tanto la quema del crudo como el uso de químicos para dispersarlo puede afectarlos.

Ecologistas y pescadores piden la movilización de barcos para frenar al crudo de llegar a los estuarios con material absorbente de petróleo. Sería una operación muy costosa, pero más económica que el impacto que causaría en el largo plazo. El 40% de las marismas de Estados Unidos están en Luisiana. Aquí se crían numerosas especies de peces y pájaros. También están las granjas de ostras que atraen gran parte del turismo a Nueva Orleans.

BP se defiende diciendo que están haciendo todo lo posible, gastando 6 millones de dólares al día. Todavía están intentando cerrar la válvula de emergencia que no pudieron activar por motivos desconocidos.

En Nueva Orleans se respira un ambiente de frustración. La gente se siente olvidada de nuevo, casi cinco años después de que el huracán Katrina dejara a la ciudad en ruinas. La opinión general es que BP no hizo todo lo posible para cerrar el pozo antes de que empezara a verter petróleo y que el gobierno no está respondiendo suficientemente rápido con alternativas que eviten que el crudo llegue a los estuarios.

www.elmundo.es

Entre los estudios que se han hecho destacan los de la National Academy of Sciences de los EEUU. Publicó su primer informe en 1975 (datos correspondientes al año 1973) y posteriormente otro en 1985 (con algunas cifras completadas en 1989). Con datos extraídos de estos informes, y de otras fuentes, se puede resumir que la cifra global de petróleo que llega al mar cada año es de unos 3.000.000 toneladas métricas (rango posible entre 1.7 y 8.8 millones de toneladas), y la procedencia de este petróleo vertido al mar sería:

Por causas naturales 10%
Desde tierra 64% (de ellas un 15 a un 30% por aire )
Por funcionamiento de petroleros 7%
Por accidentes 5%
Por explotaciones petroleo en mar 2%
Por otros buques 12%

El porcentaje vertido por accidentes es de alrededor de un 5% y, aunque en proporción no es la mayor fuente de contaminación, los desastres ambientales que originan son muy importantes, porque producen vertidos de masas de petróleo muy concentradas y forman manchas de gran extensión. En algunos accidentes se han llegado a derramar más de 400 000 toneladas, como en la rotura de una plataforma marina en el Golfo de México, en 1979. En la Guerra del Golfo, aunque no propiamente por accidente, sino por una combinación de acciones de guerra y sabotajes, se vertió aún mayor cantidad. Otros, como el vertido del Exon Valdez, en 1989, en Alaska, pueden llegar a costas o lugares de gran interés ecológico y causar extraordinarias mortandades en pájaros, focas y todo tipo de fauna y flora.
Una gran parte del petróleo (entre uno y dos tercios) se evapora. El petróleo evaporado es descompuesto por fotooxidación en la atmósfera.

Del crudo que queda en el agua:

parte sufre fotooxidación; otra parte se disuelve en el agua, siendo esta la más peligrosa desde el punto de vista de la contaminación, y lo que queda forma el “mousse”: emulsión gelatinosa de agua y aceite que se convierte en bolas de alquitrán densas, semisólidas, con aspecto asfáltico. Se ha calculado que en el centro del Atlántico hay unas 86 000 toneladas de este material, principalmente en el mar de los Sargazos que tiene mucha capacidad de recoger este tipo de material porque las algas, muy abundantes en esa zona, quedan enganchadas al alquitrán.

Sistemas de limpieza de los vertidos de petróleo

Contención y recogida: Se rodea el petróleo vertido con barreras y se recupera con raseras o espumaderas que son sistemas que succionan y separan el petróleo del agua por:

centrifugación, aprovechando que el agua es más pesada que el crudo se consigue que sea expulsada por el fondo del dispositivo que gira, mientras el petróleo es bombeado por la parte superior; bombeo por aspiración adherencia a tambor o discos giratorios, que se introducen en la mancha para que el crudo quede adherido a ellos, luego se desprende rascando y el petróleo que va quedando junto al eje de giro es bombeado a la embarcación de recogida fibras absorbentes, en el que se usan materiales plásticos oleofílicos (que adhieren el petróleo) que actúan como una bayeta o “mopa” que absorbe petróleo, luego se exprime en la embarcación de recogida y vuelve a ser empleada para absorber más.
Estas técnicas no causan daños y son muy usadas, pero su eficiencia, aun en las mejores condiciones, sólo llega a un 10 – 15%.
Dispersantes: Son sustancias químicas similares a los detergentes, que rompen el petróleo en pequeñas gotitas (emulsión) con lo que se diluyen los efectos dañinos del vertido y se facilita la actuación de las bacterias que digieren los hidrocarburos. Es muy importante elegir bien la sustancia química que se usa como dispersante, porque con algunas de las que se utilizaron en los primeros accidentes, por ejemplo en el del Torrey Canyon, se descubrió que eran más tóxicas y causaban más daños que el propio petróleo. En la actualidad existen dispersantes de baja toxicidad autorizados.

Incineración: Quemar el petróleo derramado suele ser una forma eficaz de hacerlo desaparecer. En circunstancias óptimas se puede eliminar el 95% del vertido. El principal problema de este método es que produce grandes cantidades de humo negro que, aunque no contiene gases más tóxicos que los normales que se forman al quemar el petróleo en la industria o los automóviles, es muy espeso por su alto contenido de partículas.

 

Biodegradación: En la naturaleza existen microorganismos (bacterias y hongos, principalmente) que se alimentan de los hidrocarburos y los transforman en otras sustancias químicas no contaminantes. Este proceso natural se puede acelerar aportando nutrientes y oxígeno que facilitan la multiplicación de las bacterias.

Limpieza de las costas: En ocasiones se usan chorros de agua caliente a presión para arrastrar el petróleo desde la línea de costa al agua. Este método suele hacer más mal que bien porque entierra el hidrocarburo más profundamente en la arena y mata todo ser vivo de la playa. Se usó extensamente en el accidente del Exxon Valdez debido a que la opinión pública exigía la limpieza y este método deja aparentemente la playa con un aspecto casi normal. Pero luego se comprobó que las zonas que se habían dejado para que se limpiaran de forma natural, al cabo de unos meses estaban en mejores condiciones que las que se habían sometido al tratamiento, demostrando que consideraciones estéticas a corto plazo no deben imponerse a planteamientos ecológicos más importantes a largo plazo.
No hacer nada: En los vertidos en medio del océano, o en aquellos en que la limpieza es difícil y poco eficaz, lo mejor es dejar que la acción de las olas, la fotooxidación y otras acciones naturales, acaben solucionando el problema.

Efectos de la contaminación con petróleo
Los diversos ecosistemas reciben petróleo e hidrocarburos, en cantidades diversas, de forma natural, desde hace millones de años. Por esto es lógico que se encuentren muchos microorganismos capaces de metabolizar el petróleo y que sea frecuente el que muchos seres vivos sean capaces de eliminar el absorbido a través de la cadena alimenticia. No parece que es muy importante la amenaza de bioacumulación del petróleo y los productos relacionados en la cadena alimenticia, aunque en algunas ocasiones, en localidades concretas, puede resultar una amenaza para la salud, incluso humana.

Hay diferencias notables en el comportamiento de diferentes organismos ante la contaminación con petróleo. Los moluscos bivalvos (almejas, mejillones, etc.). por ejemplo, muestran muy baja capacidad de eliminación del contaminante y, aunque muchos organismos (algunos peces, por ejemplo) no sufren daños importantes con concentraciones del producto de hasta 1000 ppm, algunas larvas de peces se ven afectadas por niveles tan bajos como 1 ppm.

Las aves y los mamíferos se ven afectados por la impregnación de sus plumas y piel por el crudo, lo que supone su muerte en muchas ocasiones porque altera su capacidad de aislamiento o les impermeabiliza.

Los daños no sólo dependen de la cantidad vertida, sino también del lugar, momento del año, tipo de petróleo, etc. Un simple vertido de limpieza de tanques de un barco -el Stylis- mató en Noruega a 30 000 aves marinas en 1981, porque fue arrastrado directamente a la zona donde estas aves tenían sus colonias.

La mayoría de las poblaciones de organismos marinos se recuperan de exposiciones a grandes cantidades de petróleo crudo en unos tres años, aunque si el petróleo es refinado o la contaminación se ha producido en un mar frío, los efectos pueden durar el doble o el triple.

http://www.tecnun.es/asignaturas/

Anuncios

Una respuesta a “EEUU planea prender fuego a la gran mancha de petróleo en el Golfo de México

  1. porq no hacen una supcion y purificacion del agua para evitar q la quemen y dañen mas nuestro amado medio ambiente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s