El 22 de abril se celebrará el Día Mundial de la Tierra


Ese día se recordará, como cada año, el Día Mundial de la Tierra, aunque en esta oportunidad la fecha celebra además el 40º aniversario de esta recordación. El primer Día de la Tierra se celebró el 22 de abril de 1970.

Cerca de veinte millones de ciudadanos en Estados Unidos se unieron para crear una agencia nacional sobre el medio ambiente. En menos de dos años se creó la principal agencia ambiental de ese país. A partir de esa fecha se crearon leyes de relevancia para la limpieza del agua y el aire y para la protección de las especies en peligro.

En 1990, veinte años después ya eran más de 200 millones de personas en 141 países de todos los continentes que participaban de estas celebraciones en sus comunidades. La movilización de ese año confirió más autoridad a los ciudadanos, enlazó globalmente a las organizaciones no-gubernamentales (ONG) y obligó a los jefes de estado a participar personalmente en la Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas en Río de Janeiro, en 1992.

Desde la década del ’90, el Día de la Tierra prevalece entre grupos de ciudadanos a través del mundo, con la creencia de que las personas, trabajando juntas, pueden lograr hechos extraordinarios.

“Este año esperamos organizar más eventos que nunca, con el fin de concienciar a más gente sobre la necesidad de cuidar nuestro planeta, con el mismo interés que cuidamos nuestros hogares o nuestros cuerpos”, dice un comunicado de prensa del Departamento de Educación Ambiental del Ministerio de Ecología, Recursos Naturales Renovables y Turismo de Misiones.

Este organismo, a su vez, invita a asociaciones, instituciones públicas y privadas, colegios y universidades, sindicatos y trabajadores, entidades deportivas e incluso a comunidades de vecinos, a que realicen y participen en actividades de difusión del conocimiento de la Tierra, nuestro hogar, de sus problemas y sus soluciones…[]

http://www.misionesonline.net/

Rector de la Universidad Bicentenaria de Aragua

El próximo 22 de Abril, se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Tierra.La fecha tiene una característica muy especial. No fue establecida por la Organización de Naciones Unidas.Fue promovida por un movimiento ciudadano, que decidió organizarse para resguardar el planeta.

Corría el 22 de Abril de 1970. El Senador y activista ambiental estadounidense Gaylord Nelson, atendía rápidamente la infinidad de llamadas telefónicas que le reportaban los resultados de la enorme convocatoria que el había promovido para ese día. Por su memoria pasaban los años transcurridos desde 1962, cuando comenzó una cruzada para que el tema ambiental formara parte de la agenda gubernamental del presidente John Kennedy. Después de varios años de trabajo social y político, en 1969, Nelson se colocó en la cresta de la ola de la airada protesta civil contra la guerra de Vietnam, convocando a una gran manifestación popular donde las personas de todo el país expresaran su preocupación por el manejo del tema ambiental a nivel nacional. Ya en noviembre de 1969, el movimiento iniciado por Nelson había sembrado una conciencia avasallante en los diversos campus universitarios de su nación, planificando como acción concurrente y desencadenante una gran manifestación pública un día destinado a la discusión nacional ambiental. El día avizorado por Nelson era el que correspondía al inicio del equinoccio de primavera en el hemisferio norte: el 22 de Abril.

Desde muy temprano, la convocatoria ambientalista se anotaba un éxito profundo, políticamente insoslayable: dos mil universidades, diez mil escuelas primarias y secundarias, y centenares de comunidades habían respondido al llamado del líder parlamentario y de la juventud universitaria. Mas de veinte millones de personas se movilizaron, estableciendo en sus comunidades, universidades y colegios, una plataforma de difusión y discusión sobre el medio ambiente y sus principales problemas. La presión social tuvo sus frutos, y ese mismo año el gobierno de Richard Nixon crea la Agencia de Protección Medio Ambiental (EPA en sus siglas en inglés), con la misión de proteger el medio ambiente y la salud pública. Simultáneamente, el Congreso norteamericano promulga el Acta del Aire Limpio (Clean Air Act) con el objetivo de establecer estándares seguros sobre calidad del aire, emisiones y polución contaminante.

Como resultado de la exitosa jornada , el senador Nelson funda la Red del Día de la Tierra (o EDN por sus siglas en inglés), que como institución de carácter global, promueve la celebración del Día de la Tierra como una instancia de reflexión y acción en favor del medio ambiente, con el propósito de fortalecer el compromiso cívico de los escolares y de los ciudadanos en general como consumidores responsables, movilizando a los medios de comunicación, a las escuelas y a los gobiernos locales en pro de acciones de protección ambiental.

Desde aquel Día de la Tierra, el evento se ha convertido en una ocasión para evaluar los problemas medioambientales del planeta, como son: la contaminación del aire, agua y suelos; la destrucción de ecosistemas; los cientos de miles de plantas y especies animales diezmadas, y el agotamiento de recursos no renovables. En este día se insiste en soluciones que permitan eliminar los efectos negativos de las actividades humanas. Se proponen soluciones tales como el reciclado de materiales manufacturados, la preservación de recursos naturales como el petróleo y la energía, la prohibición de utilizar productos químicos dañinos, el fin de la destrucción de hábitats fundamentales como los bosques húmedos y la protección de especies amenazadas.

El Día de la Tierra de 1970 sin duda se constituyó en el inicio del moderno movimiento ecologista. Sus continuas y decididas acciones en pro del ambiente han tenido sus frutos en el escenario internacional. Dos años después, en 1972, se celebró la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo. El “espíritu de Estocolmo” sirvió para sensibilizar, aunque insuficientemente, a los gobiernos y a la sociedad civil sobre la magnitud de los problemas que afectan al medio ambiente en que se desarrolla nuestra existencia, pero es indudable que el Plan de Acción y las recomendaciones emanadas de Estocolmo no se han traducido aún en una acción decidida.

En 1990 se organiza de nuevo el Día de la Tierra, esta vez en todo el mundo. La celebración fue todo un éxito: más de 1000 ONGs organizaron actos en 140 países y se estima que participaron un estimado de 200 millones de personas. Al igual que en la primera celebración dos años después se celebró otra macro cumbre mundial. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de Río de Janeiro de 1992, despertó grandes esperanzas y fue la mayor conferencia celebrada hasta el momento, no sólo en número de participantes sino de asistencia de jefes de gobierno. Pero las expectativas no fueron satisfechas, perdiéndose una oportunidad única de iniciar un cambio de rumbo para construir un mundo más justo, seguro, próspero y sostenible.

El Día de la Tierra es una fiesta que pertenece a la gente y no está regulada por una sola entidad u organismo; tampoco está relacionado con reivindicaciones políticas, nacionales, religiosas, ideológicas ni raciales. Surgido como movimiento universitario, el Día de la Tierra se ha convertido en un importante acontecimiento educativo e informativo. El Día de la Tierra apunta a la toma de conciencia de los recursos naturales de la Tierra y su manejo, a la educación ambiental, y a la participación como ciudadanos ambientalmente conscientes y responsables. En el Día de la Tierra todos estamos invitados a participar en actividades que promuevan la salud de nuestro planeta, tanto a nivel global como regional y local.

Las generaciones más comprometidas con el Ambiente están llamadas a ser nuestras juventudes universitarias, que deben activar decididamente las iniciativas verdes: sembrar árboles, evitar que se arroje basura en las vías públicas que son parte del patrimonio común, activar el ejercicio físico para valorar la vida y promover el incremento de la vegetación. En estos momentos críticos del ambiente en todo el mundo donde la depredación se ha hecho norma, el campus universitario debe honrar su papel tradicional como lugar crucial para el cambio político y social que evolucione a la Humanidad.

Esas generaciones universitarias, han de comprometerse con un futuro libre de dióxido de carbono, basado en la energía renovable, que pondrá fin a nuestra dependencia de los combustibles fósiles, incluyendo el carbón. Para que haya futuro, el individuo debe comprometerse con el consumo responsable y sostenible; con la creación de una nueva economía verde que saque a la gente de la pobreza, creando millones de empleos sostenibles y que transforme el sistema educativo global.

El Día de la Tierra es una fecha que debemos reivindicar como una de las más importantes del calendario universitario. Una fecha donde nuestro espíritu que alimenta el jardin intelectual de la Humanidad, se manifieste en acciones concretas sembrando árboles, reciclando la basura, racionalizando el consumo de la energía, renovando antes de explotar los recursos naturales.Es una fecha para respetar, repensar, reducir, reutilizar y reciclar.

La Tierra es nuestro hogar y el hogar de todos los seres vivos. La Tierra misma está viva. Somos partes de un universo en evolución. Somos miembros de una comunidad de vida interdependiente con una magnificente diversidad de formas de vida y culturas. Nos sentimos humildes ante la belleza de la Tierra y compartimos una reverencia por la vida y las fuentes de nuestro ser. Por todo ello, el Día de la Tierra es una buena oportunidad para actuar por el bienestar de la casa de todos.

http://www.analitica.com/

END:DAY

End Day, conocido en español como Cuatro Maneras de Acabar con el Mundo, es un docu-drama del 2005 producido por la BBC y lanzado al aire por National Geographic Channel, en su segmento National Geographic Channel Presents, el cual muestra varios escenarios de catástrofe. El documental es protagonizado por Glenn Conroy, quien encarna el personaje del Dr. Howell, científico que viaja desde su habitación en un hotel londinense a su laboratorio en Nueva York. El documental muestra cómo cada escenario afecta su viaje, así como a cada uno de quienes le rodean, con varios expertos comentando específicamente cada desastre.

Planeta Tierra
De Polo a Polo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s