El caos y la ‘improvisación danesa’ eclipsan la cumbre de Copenhague


La segunda semana de la cumbre comenzó con el centro de conferencias colapsado y con miles de periodistas, delegados y miembros de ONG soportando colas de nueve horas en la nieve.

La segunda y decisiva semana de la cumbre mundial del clima en Copenhague comenzó de la peor manera posible: con el centro de conferencias colapsado y con miles de periodistas, delegados y miembros de organizaciones no gubernamentales soportando colas de más de nueve horas bajo el intenso frío nórdico. El caos organizativo de las Naciones Unidas sumado a la -inesperada- improvisación danesa serán difíciles de olvidar.

“!Avergüénzate, Naciones Unidas!”, “queremos entrar, ¡queremos entrar ahora!” y “ONU, sois unos tercermundistas” fueron tres de los lemas que más se escucharon al comienzo de la segunda semana de la cita mundial contra el cambio climático, que pretende sentar las bases para un acuerdo que supere al desfasado Protocolo de Kioto.

Muchos periodistas llevaban desde las 09:00 en una cola interminable, soportando el frío intenso, con la vana esperanza de conseguir una acreditación para lograr traspasar las puertas del lugar donde se desarrolla la conferencia, el recinto Bella Center, a una media hora del centro de la capital danesa, colapsado por cerca de 20.000 periodistas.


A la ya de por sí difícil prueba de resistencia física (y psíquica), con vientos gélidos, y una cruel mezcla de lluvia y copos de nieve a modo de martillo, se sumó la falta de cualquier tipo de información por parte de la policía danesa encargada de velar por la seguridad, que parecía sorprendida -y por supuesto desbordada- por una situación que se le escapó de las manos.

El avance de la cola, en el que se mezclaban reporteros, miembros de ONG o delegados, fue a paso de tortuga. La situación se hizo especialmente penosa porque esa serpiente humana llegó a alcanzar más de medio kilómetro de distancia.

Un sencillo cálculo permite comprobar que el movimiento fue casi imperceptible, para desesperación de las miles de personas que intentaban acceder al centro. Cuando, por fin, se atisbó la entrada del Bella Center, la masa fue informada de que una de las máquinas para realizar las fotografías de acreditación se había estropeado. La respuesta de los sufridos periodistas fue inmediata: “¡La ONU nos trata como animales, los periodistas tenemos también derechos humanos!”. El enfado es comprensible. Muchos de los profesionales de la información llegaron a las 09:00 o 10:00 y a las 18:00 de la tarde todavía no habían logrado su objetivo.

La durísima espera sólo tuvo algunos momentos más dulces cuando algunos grupos de activistas de la organización Greenpeace o plataformas de vegetarianos pacifistas se mezclaron con los miles de personas para realizar proselitismo a su manera: unos repartiendo folletos y otros regalando bocadillos.

Los bocadillos de la ONG vegetariana SOS salvad el planeta fueron -de hecho- el único momento agradable de la sufrida espera. Ni la policía danesa ni los guardias de seguridad de la ONU fueron capaces de salir del recinto a comprobar si alguna de las personas que esperaban, algunos desde hacía 8 horas, había sufrido una hipotermia o algún colapso cardíaco.

A la pregunta sobre si era posible “obtener información” sobre la lentitud en las acreditaciones, la respuesta de uno de los policías daneses fue muy clara: “Lo siento señor, éste no es territorio danés, se trata de una conferencia de la ONU y este es territorio de la ONU”. Según avanzaban las horas, el grito se hizo cada vez más fuerte. “Somos seres humanos, la ONU nos trata como bestias” fue uno de los más coreados.

http://www.diariodesevilla.es/

Al Gore “Una verdad incómoda” Parte 1 Una vision casi apocalíptica del planeta
Una verdad incómoda (An Inconvenient Truth) fue publicado en DVD por Paramount Home Entertainment el 21 de noviembre de 2006 en Estados Unidos. Por la autoría de este documental Al Gore ha ganado el premio Nobel de la Paz en octubre de 2007, premio que comparte con el Grupo Intergubernamental de expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas. Al Gore ya había ganado en 2007 el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, así como el Oscar en 2006 a Mejor Documental y Mejor Canción Original para I Need to Wake Up. Una verdad incómoda alerta sobre una amenaza más que real. Algunas de las informaciones que se ofrecen en la película se refieren a los últimos años. Se explica que el 2005 fue el año más caluroso desde que se mide la temperatura atmosférica; que en el 2003, una oleada de calor mató a más de 30.000 personas en Europa y a 1.500 en India; o que si las nieves del Kilimanjaro siguen derritiéndose a este ritmo, podrían desaparecer en el 2020. Lo más escalofriante del filme llega con las previsiones a corto plazo: sequías, olas de calor, cambios climáticos, inundaciones, tornados… Aunque Al Gore lleva realizando esta labor desde 1989, es ahora con la película como se ha difundido más rápidamente su mensaje. Y es ahora cuando más personas han comprendido la importancia de la implicación real de los gobiernos en la solución a este gravísimo problema. El papel que Estados Unidos, el país más poderoso del mundo, juega en todo ello es esencial, aunque, como Al Gore ha reconocido miles de veces, es uno de los que más perjudica el medio ambiente. Una verdad incómoda combina las imágenes de lo que ya se conoce como el “espectáculo itinerante del calentamiento global” con otras relacionadas con la vida de Al Gore, y sirve al objetivo del ex vicepresidente, al tiempo que dibuja un retrato personal suyo. La película permite conocer la vida de este hombre que abandonó la carrera política tras las elecciones del año 2000, que se clausuraron con la intervención de la justicia, y volvió a una tarea en la que se había iniciado en sus años más idealistas de la universidad, la medioambiental

La posibilidad de que la cumbre sobre el clima acabe con un estrepitoso fracaso debido a las enormes divergencias entre países industrializados y en vías de desarrollo, se hizo patente este lunes en Copenhague, a sólo cinco días del fin de la reunión.

Los países africanos, respaldados por las otras naciones en vías de desarrollo incluida China, bloquearon durante varias horas la negociación por consideran que los países ricos están desentendiéndose del Protocolo de Kioto.

Único instrumento internacional actualmente existente para luchar contra el calentamiento global, Kioto impone obligaciones a las naciones industrializadas al tiempo que protege a los países en vías de desarrollo. Tras recibir garantías de que una parte de la negociación se dedicaría exclusivamente a Kioto, los países africanos volvieron a la sesión plenaria.

“África ha dado la señal de alerta para evitar que el tren se estrelle al final de esta semana”, afirmó Jeremy Hobbs, responsable de la ONG Oxfam. Por su parte, China rechazó toda responsabilidad si la cumbre termina con un fracaso.

“Sé que algunos dirán que es culpa de China si no hay acuerdo. Es una trampa de los países desarrollados. Que asuman sus propias posiciones sin utilizar a China como pretexto”, afirmó el viceministro de Relaciones Exteriores, He Yafei, en una entrevista al Financial Times en Copenhague.

La primera fase de objetivos del Protocolo de Kioto expira a finales de 2012 y la cumbre de Copenhague tiene como misión intensificar la acción internacional para después de esa fecha.

Los países en desarrollo defienden el mantenimiento de este tratado, con una segunda fase de compromisos a partir de enero de 2013, pero algunos países ricos prefieren elaborar un acuerdo totalmente nuevo, con bases diferentes.

Estados Unidos, que nunca ratificó Kioto, considera que el Protocolo es injusto porque no impone obligaciones a las grandes potencias en desarrollo, como China, India y Brasil, responsables de una gran parte de las emisiones de CO2 mundiales.

Cerca de 120 jefe de Estado y de Gobierno, entre ellos el estadounidense Barack Obama, participarán en la reunión el jueves y el viernes. Pero el ministro británico de Medio Ambiente, Ed Miliband, advirtió que no se pueden aparcar todas las decisiones difíciles hasta su llegada.

“Los líderes mundiales tienen un papel muy importante. Pero, francamente, les corresponde también a los negociadores y a los ministros no dejarles todo por decidir sino avanzar ahora”, advirtió. “No se puede dejar todo a los dirigentes”, agregó.

AFP en www.google.com

Mientras continuaban ayer las protestas de ambientalistas en la cumbre climática de la ONU en Copenhague, los ministros de Medio Ambiente de más de 50 países se reunieron a puertas cerradas para intentar acercar posiciones sobre la reducción en la emisión de gases contaminantes tras ser advertidos por expertos sobre las consecuencias catastróficas que implicaría la falta de un acuerdo global.

El encuentro de ayer en el orden ministerial inauguró el tramo más crítico de la conferencia, en la que continúa la batalla entre las potencias económicas y los países en desarrollo respecto de las cifras de emisiones por reducir y de la financiación de las políticas que mitigarían el impacto del calentamiento global.

La reunión informal estuvo presidida por la ex ministra de Ambiente danesa Connie Hedegaard y contó con la participación de representantes de países con economías e intereses variados, que buscaron despejar los obstáculos para un acuerdo marco que pueda ser firmado por los más de 120 líderes mundiales -entre ellos, Barack Obama- que cerrarán la cumbre el viernes.

“Las discusiones sobre el núcleo del acuerdo han comenzado realmente -explicó Hedegaard-. Pero todavía tenemos por delante un trabajo colosal.”

Las consultas se desarrollaron sin que transcendieran detalles sobre un acercamiento entre los países ricos y pobres. La razón del silencio oficial era el receso dominical que se tomó ayer la conferencia, donde las 192 delegaciones analizan un borrador de siete páginas entregado anteayer.

El documento prevé un recorte global de las emisiones de gases de efecto invernadero de entre el 50% y el 95% hasta 2050, entre otras medidas para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Con esas metas se prevé limitar el aumento de la temperatura media de la Tierra a 1,5 o 2 grados centígrados. Pero el texto continuaba sin marcar posiciones firmes respecto de la financiación y no fija una fecha límite para concluir un tratado legalmente vinculante, dos temas cruciales en la negociación.

Tanto los organizadores de las Naciones Unidas como diversas delegaciones daban prácticamente por descartado que las negociaciones concluirán el viernes sin un tratado con metas fijas, que debería sustituir al Protocolo de Kyoto sobre las cuotas de emisiones en 37 países industrializados.

En este contexto, la policía danesa detuvo ayer a más de 200 activistas en el segundo día consecutivo de protestas callejeras. Las fuerzas de seguridad dispersaron una manifestación no autorizada que se dirigía hacia el puerto de la ciudad

Además, la policía encontró pinzas para cortar cables y máscaras antigás cuando revisó un camión que iba al frente de la manifestación y agregó que por lo menos 200 de los participantes fueron detenidos.

http://www.lanacion.com.ar/

Y África se retira de Copenhague

Los países africanos decidieron abandonar la Cumbre del Clima y acusaron a los países desarrollados de “asesinar” el Protocolo de Kyoto sobre gases de efecto invernadero.

El titular del grupo de países africanos, el argelino Kamel Djemouai, dijo en conferencia de prensa que si se aceptaba la postura de los países desarrollados, “firmamos la muerte de Kyoto”.

Djemouai había denunciado el intento por tratar de forma separada y mezclada elementos contenidos en las dos vías de negociación, la de Kioto y la de la Convención Marco de la ONU.

Pese a que los negociadores de Kenia y Nigeria consideraron que la retirada no significaba un boicot a la cumbre, la lectura que se hace es que cualquier intención de consenso ha volado por los aires.

“Si aceptamos esta situación, firmaremos la muerte de Kioto, el único documento legalmente vinculante que existe. El próximo tratado deberá ser ratificado y hasta que entre en vigor pasarán más de los siete años que se tardaron con Kioto”, dijo Djemouai en declaraciones reproducidas por la agencia Efe.

El grupo africano ya había advertido de que no seguiría participando en las sesiones plenarias si se dejaba fuera el protocolo de Kioto y propuso que se organizaran dos plenos con consultas informales.

http://www.telam.com.ar/

SEIS GRADOS que podrian cambiar el mundo

Documental de National Geographic, en el que se desvelan las consecuencias irreversibles de este fenómeno y se señalan las posibles soluciones para paliarlo.

Tan sólo seis grados menos es lo que diferencia la era interglacial actual con la de la última glaciación, cuando Europa estaba prácticamente cubierta de hielos.

Con ésta premisa, el documental plantea qué podría ocurrir con seis grados más, y detalla lo que ya ha sucedido con esta subida de casi un grado y lo que seguirá pasando en décadas sucesivas hasta los tórridos seis grados más previstos en el peor de los escenarios por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

Se trata de Ecópolis, una vanguardista serie de seis episodios que gira en torno a una ciudad virtual del mismo nombre: una mega-urbe del año 2050 en la que viven 18 millones de personas bajo un ambiente totalmente contaminado.

Cada semana, el programa conduce a los televidentes hasta diferentes partes del globo para estudiar sorprendentes tecnologías que pretenden disminuir las emisiones de carbón de esta ciudad, combatiendo como resultado de ello el cambio climático.

Enfocándose en diferentes temas como la construcción, el transporte, el tratamiento de basuras y la energía,

Como realiza la NASA las simulaciones climaticas.

Climate modeling requires massive computational power. Until recently, that power required room sized machines with daunting technical and logistic requirements. But new advances in computer design, including hardware and software, continue to facilitate a paradigm shift. In an effort to broaden and democratize climate research tools, NASA has begun to facilitate the operation of new desktop sized supercomputers, with the goal of making it substantially easier for more researchers to do meaningful work on vital and essential questions for our world.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s