El satélite SMOS tras las huellas del agua terrestre


satellite_smos2p

El satélite europeo SMOS, lanzado con éxito el lunes desde la base espacial rusa de Plessetsk por un cohete Rockot, debe medir la humedad de los suelos y la salinidad de los océanos terrestres con el fin de comprender mejor los cambios climáticos.

Junto al SMOS (Soil Moisture and Ocean Salinity), el cohete Rockot puso en órbita el mini satélite Proba-2, destinado a probar nuevas tecnologías espaciales y a observar el Sol, indicó la Agencia Espacial Europea (AEE), que se congratuló del éxito de los dos lanzamientos.

“El agua en los suelos y la sal en los océanos” son dos variantes clave ligadas al ciclo del agua en la Tierra, “con un impacto en la meteorología y el clima”, explicó la AEE, insistiendo en el hecho de que SMOS permitirá hacer mediciones globales para todo el planeta.

satellite_smos3p

“El recalentamiento climático es un hecho”, pero sus consecuencias en el ciclo del agua (lluvias, evaporación, chorreo, infiltraciones en el suelo, almacenamiento…) “son inciertas”, indicó Yann Kerr, responsable científico de la misión SMOS en el Centro de Estudios Espaciales de la Bioesfera (CESBIO).

Por eso es necesario tener “mejores datos” para que se puedan construir modelos climáticos fiables, agregó.

smos_cannes_june07_H

Para el impacto de cambio del clima en una región precisa del globo, la “disponibilidad de agua contribuye en forma más importante que la temperatura”, afirmó.

La estimación del contenido en agua de los suelos, en la “zona de las raíces”, se considera esencial para mejorar las previsiones meteorológicas y anticipar los riesgos de inundaciones, sequías u olas de calor.

Los datos de SMOS permitirán establecer mapas de la humedad del suelo con una resolución promedio de 43 km.

Desde su órbita polar, a unos 758 km de altitud, el satélite SMOS va a barrer la totalidad de la superficie del globo cada tres días.

SMOS debe también medir las variaciones de la sal en el agua superficial de los océanos que influye en la circulación global del agua en la superficie del globo.

El moviento de hundimiento del agua fría y densa y de subida del agua caliente, comparado a una gigantesca cinta transportadora océanica, regula el clima del planeta.

Un enlentecimiento de esta ronda de aguas, que tardan hasta mil años antes de volver a su punto de partida, puede repercutir en el clima.

La salinidad promedio de los océanos corresponde a 35 gramos de sal por litro de agua. SMOS, acumulando datos de 30 días, podrá detectar el contenido de sal en un litro de agua con una aproximación de un décimo de gramo.

Los datos de SMOS serán explotados por la meteorología. Los agricultores, los pescadores y los navagantes figuran entre los utilizadores potenciales.

Gracias a 69 antenas pequeñas distribuidas en tres brazos, SMOS, que embarcó un nuvo instrumento, el radiómetro de imagen MIRAS, medirá en la superficie terrestre la radiación en una longitud de onda de 21 centímetros. La energía de esas micro-ondas puede variar en función de la humedad y de la salinidad del agua.

SMOS, cuyo costo es de 315 millones de euros, forma parte de un programa de observación de la Tierra que asocia a la AEE con las agencias espaciales francesa (CNES) y española (CDTI).

El primer satélite, el GOCE, lanzado en marzo, mide la gravedad terrestre para ayudar a prever los seísmos y conocer las corrientes océanicas.

En febrero próximo, se lanzará el satélite Cryosat 2 para medir el espesor de los hielos marinos.

www.univision.com  

http://www.smos-bec.icm.csic.es/

A video from ESA regarding the SMOS (soil moisture and ocean salinity) mission. Video date- 11th Feb 08

Source- http://www.esa.int/esa-mmg/mmghome.pl

‘To help address climate change, 2008 will see the launch of Europe’s SMOS satellite. SMOS, which stands for soil moisture and ocean salinity, is designed to map these elements with unprecedented accuracy.
Three-quarters of the globe is covered in water and its influence is felt everywhere. It’s not only oceans, rivers and lakes that affect the climate but water in all its forms, such as soil moisture and its evaporation.

SMOS, ESA’s water mission, will provide a uniform dataset for understanding better the water cycle, thus helping to forecast climate change and predict extreme weather conditions.

Circulating at a low orbit of around 750 km above the Earth, SMOS will be the first satellite to provide us with a global picture of ocean salinity levels. Understanding the salinity and temperature of the seas will help to predict more easily the zones where hurricanes intensify as they pass over the ocean. Salinity in the oceans has a big impact on ocean circulation, which plays a key role in driving the global climate.

The SMOS satellite will be launched into space in 2008 atop the Russian launcher ‘Rockot’.’

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s