Una moviola climática hasta 1669


Reino Unido estudiará los libros de navegación de sus barcos desde el siglo XVII para constatar los cambios del clima

La velocidad y dirección del viento, la temperatura del agua y del aire, la posición de los icebergs y el fluir del hielo son datos que los navegantes de hace siglos actualizaban con frecuencia y apuntaban cuidadosamente en sus libros o diarios. Paralelamente, en tierra, quedaban registradas en apuntes de distinta índole las cosechas, las sequías, las tempestades, las siegas o las vendimias. Estas dos fuentes de información, que hasta ahora han existido separadamente, serán unidas para conocer el clima de los últimos siglos y compararlo así con el actual. The National Archives (los archivos del gobierno británico) digitalizará unos 300 de los 198.376 libros de navegación de que dispone y los colocará en su página web a partir del año próximo.

El proyecto de abrir estos libros o logbooks para conocer la meteorología previa a los registros convencionales es parte del programa CORRAL (Colonial Registers and Royal Navy Logbooks) que dirige la Universidad de Sunderland, al noroeste de Inglaterra. El climatólogo Dennis Wheeler, de la citada universidad, asegura que estos libros “son la única fuente de información marina previa al año 1850, porque los datos conseguidos del análisis del hielo y de los anillos de los árboles dan sólo información en ciclos anuales. En cambio”, prosigue, “los registros se actualizaban diariamente, lo que significa que son muy relevantes para los científicos que quieren crear patrones climáticos del pasado para la investigación de hoy”. De momento, los investigadores que trabajan en este campo han empezado ya a estudiar toda esta información.

Diarios de Darwin y Cook

Los casi 300 libros que se digitalizarán son sólo una minúscula parte de la colección de 198.376 ejemplares que conservan los archivos, ubicados desde la década de 1970 en Kew, suroeste de Londres. El más añejo del fondo documental es el conocido como HMS Portsmouth (nombre de barco y de la ciudad marítima inglesa) que recoge el período del 27 de junio de 1669 al 24 de julio de 1671. El último logbook que entró en los archivos es de la década de 1980. Entre los libros de navegación que se digitalizarán están el de los viajes de Charles Darwin en el barco HMS Beagle o los diarios del capitán James Cook y del explorador William Bligh.

Los de los masters son los más relevantes a la investigación del clima; el resto incluía otro tipo de anotaciones
Bruno Pappalardo, especialista en libros de navegación de The National Archives, explica que el objetivo de estos diarios, inicialmente, “era la prueba más veraz del viaje y, de regreso, lo entregaban al Almirantazgo para cobrar el dinero que se les debía”. El experto explica que hay tres tipos de libros de navegación: los de los masters, los de los capitanes y los de los barcos. Los de los masters son los más relevantes a la investigación del clima; el resto incluía otro tipo de anotaciones como las señales recibidas o emitidas, los castigos dados a la tripulación, las muertes a bordo o datos más anecdóticos, como visitas de personajes relevantes al barco. Pappalardo no se atreve a decir que la colección de libros de navegación británica es la más importante del mundo, pero no sabe citar otra mayor en número de volúmenes o en importancia de algunos de los ejemplares.

www.publico.es

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s