Archivo diario: septiembre 29, 2009

Oceano belleza y expolio


Documental: Buceando con extraterrestres

Sigue leyendo

Expedicion Oceana Ranger – Canarias 2009


Oceana ha hallado una decena de especies en las islas Canarias cuya existencia en el archipiélago era desconocida hasta ahora. Esponjas cristal y piedra, corales bola, blancos y negros o peces armados son algunas de las especies encontradas, a los que hay que sumar una amplia gama de especies raras o de las que apenas se conocen datos de su biología y la cuales han podido ser filmadas en vivo, como cabrachos y rapes de profundidad, gallos plateados y rosas, corales abanico, gorgonias batiales, anémonas atrapamoscas, esponjas chupa-chups, etcétera.

Oceana has found around a dozen species in the Canary Islands whose existence in the archipelago was unknown until now. Glass and rock sponges, ball, white and black coral, and armored searobin are some of the species that have been found. A wide variety of rare species, or species for which hardly any biological information is known, were also able to be filmed live, including channeled rockfish and anglerfish, silver and pink gallo fish, fan coral, bathyal sea fans, Venus fly-trap anemones and lollipops sponges.

oceanaorgmadrid

Alerta por la crecida de los mares


Los desprendimientos de los glaciares de Groenlandia han provocado que el nivel del mar suba en los últimos años. Los científicos creen que lo que provoca el derretimiento de los glaciares no es ya una mayor temperatura del aire, sino un océano más caluroso. ¿Podrá la comunidad científica encontrar soluciones para este fenómeno antes de la Conferencia de Copenhague contra el cambio climático en diciembre?

El derretimiento de los glaciares provoca el aumento del nivel de los mares – APDe repente y sin advertencia, la gigantesca mole de hielo cobró velocidad, haciendo que expulsara icebergs hacia el océano frente al sudeste de Groenlandia a una velocidad aún más rápida.

Esta gran masa de hielo, el Glaciar Helheim, duplicó su velocidad en apenas unos cuantos años, fluyendo a través de una hendedura de las estériles montañas costeras a un ritmo sorprendente, de 30 metros por día.

Sigue leyendo