La capa de ozono se recupera lentamente


No llegará al nivel de 1980 hasta 2075

La capa de ozono registra “una progresiva pero lenta recuperación” por lo que habrá que esperar hasta 2050 para alcanzar los niveles anteriores a los años ochenta, perspectivas que aún son más pesimistas en el área antártica, donde no se llegará a esos valores hasta el periodo 2060-2075.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha hecho públicos estos datos coincidiendo con el Día Internacional para la preservación de la capa de ozono, que se celebra mañana bajo el lema “Participación universal: la protección del ozono unifica al mundo”.

Este día conmemora la firma en 1987 del Protocolo de Montreal con el objetivo de eliminar las sustancias destructoras de ozono, principalmente las conocidas como CFCs y Halones, así como el de incluir nuevos compuestos causantes de esa destrucción.

Aunque el Protocolo ha cumplido sus objetivos, la Aemet explica en un comunicado que debido a que el tiempo de permanencia de esos compuestos en la atmósfera es muy largo, sus efectos perdurarán por mucho tiempo, y la recuperación de los niveles de ozono será muy lenta. Además, se prevé que durante los próximos veinte años continúen formándose agujeros de ozono de similar intensidad a la de los últimos años.

Previsión de la evolución del agujero

En cuanto al agujero de ozono del año 2008, alcanzó su máxima extensión el 12 de septiembre con una superficie de 27 millones de kilómetros cuadrados (algo mayor que la extensión de América del Norte).

Esta extensión es mayor que la del año precedente pero menor que la del 2006, cuando se produjo la mayor extensión del agujero de ozono obtenida hasta la fecha (29 millones de kilómetros cuadrados). El año 2008 figura como el cuarto año en cantidad y extensión de ozono destruido desde 1999, según datos de la Aemet.

Los primeros datos muestran que la destrucción ha comenzado antes de lo usual

En cuanto al agujero de ozono antártico de 2009, los primeros datos muestran que la destrucción ha comenzado antes de lo usual, debido a una disposición de la masa de aire antártica menos concéntrica que otros años, pero más elongada, lo que hace que esté más expuesta a los primeros rayos solares.

A expensas de que la llegada del sol a la Antártida después del invierno austral acelere la destrucción de ozono, es prematuro dar una previsión de la evolución del agujero, aunque la extensión permanece muy similar a la del año pasado.

Fuente www.publico.es

Simulaciones de las concentraciones mundiales de Ozono en el MUNDO REAL (a la izquierda) frente a un “MUNDO EVITADO”, en el que los CFC nunca había sido prohibidos. El Rojo representa la elevada concentración de Ozono; Azul Oscuro muestran bajas concentraciones. Noten el pulso estacional del ozono sobre los polos, como disminuye hacia los agujeros y se convierte en un agotamiento mundial hacia 2050’s.
CREEDITO: NASA Goddard’s Scientific Visualization Studio

Simulations of global ozone concentration show the real-world ozone layer (left) versus a “world avoided,” in which CFCs had never been banned. Reds depict high concentration; dark blues show low concentrations. Note the seasonal pulse of ozone over the poles, how it declines to holes (blue), then becomes global depletion by the 2050s. Credit: NASA Goddard’s Scientific Visualization Studio

“Es el año 2065. Cerca de dos tercios del ozono terrestre ha desaparecido. No sólo en los polos, sino en todo el planeta. El tristemente célebre agujero de ozono sobre la Antártica, descubierto por primera vez en los años ochenta, tiene un gemelo sobre el Polo Norte. La radiación ultravioleta (UV) que cae sobre las ciudades de latitudes medias como Washington D. C. es lo suficientemente fuerte como para causar quemaduras de sol en sólo cinco minutos”.

Así comienza el relato publicado por la NASA con motivo de un curioso experimento llevado a cabo por sus científicos. Y así es, según el relato, el mundo que nos habría tocado vivir en el presente siglo si no habría sido porque 193 países acordaron en 1987 prohibir sustancias químicas dañinas para el ozono en el llamado Protocolo de Montreal.

Paul Newman, científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, dirigió el equipo responsable de la simulación de “lo que habría sido” si los clorofluorocarbonos (CFC) y otros químicos no hubieran sido prohibidos entonces.

La simulación empleó un modelo completo que incluía los efectos químicos sobre la atmósfera, los cambios en el patrón de los vientos y los cambios en la radiación. El análisis ha sido publicado en Atmospheric Chemistry and Physics.

Han pasado dos décadas desde que se descubrió el agujero en la capa de ozono y se le puso un remedio. “Estamos en el momento de preguntarnos: ¿teníamos razón con el ozono? ¿Funcionó el Protocolo de Montreal? ¿Qué clase de mundo hemos evitado eliminando las sustancias nocivas para el ozono?”, dice Newman, codirector del Panel de Evaluación Científica del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas.

Los investigadores comenzaron con un modelo de circulación atmosférica que prevé cómo los cambios en la estratosfera influyen en los cambios en la troposfera (las masas de aire próximas a la superficie terrestre).

Las pérdidas de ozono modifican la temperatura en distintas partes de la atmósfera, y esos cambios promueven o suprimen las reacciones químicas.

Los científicos incrementaron las emisiones de CFC y compuestos similares en un tres por ciento anual, un índice conservador que sólo representa la mitad de lo que se emitía en los años 70. A partir de ahí, dejaron que el mundo simulado evolucionara desde 1975 hasta 2065.

En 2020, el 17 por ciento de todo el ozono ha desaparecido a nivel global, Un nuevo agujero de ozono empieza a formarse cada año sobre el Ártico.

En 2040, las concentraciones globales de ozono caen a los mismos niveles del agujero de la Antártica.

El índice de radiación ultravioleta (UV) alcanza el 15 en las horas de máximo calor de un día de verano en las latitudes medias (como España). Actualmente, un índice de 10 es considerado extremo. El sol produce quemaduras en unos 10 minutos.

A finales de 2065, los niveles de ozono han caído un 67 por ciento con respecto a los años 70. La intensidad de la radiación UV es el doble. La exposición al sol produce cáncer de piel y quemaduras en sólo cinco minutos.

Anuncios

2 Respuestas a “La capa de ozono se recupera lentamente

  1. io creo q los ineptos que se dedikn a contaminar ban a lograr que para el 2061 todo el planeta este sin capa de osono , a las brutas q lesgusta broncearse pra el 2061 ban estar secas de tanto sol y no ban a tener ni agua para bañarse haci q ago un llamado al mundo para q nos alluden a cuidar lo que nos queda de capa de ozono

  2. yo creo q si no se preocupaan por el medio ambiente y la capa de ozono desde ahora cundo todos nos demos cuenta ba hacer demaciado tarde para todos no solo para my hay que empezar a actuar desde ahora para prebenir lo del mañana empezando por uno mismo y luego mirar para el ladoles aseguro que esto funcionara siempre que todos pongamos de nuestra parte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s