Unas ovejas escocesas encogen por el calentamiento


“Las ovejas son cada vez más pequeñas. Bueno, al menos las ovejas tipo Soay salvajes que viven en una isla remota de Escocia. Sin embargo, según la teoría evolucionista clásica, tendrían que ser cada vez más grandes porque las ovejas grandes tienden a sobrevivir y reproducirse mejor que la pequeñas, y las crías se parecen a sus padres”, dice Tim Coulson, un científico del Imperial College de Londres que estudia esas ovejas en la isla de Hirta. La explicación qué él y sus colegas dan a este extraño fenómeno de encogimiento de las ovejas es que se trata de una respuesta al cambio climático: debido al calentamiento, los inviernos son menos crudos en esa isla y los corderos no necesitan ser tan gordos como antes para sobrevivir. “Es demasiado pronto para decir si el calentamiento global producirá ovejas de bolsillo”, bromea el científico británico.

soay01

La reducción de tamaño de las ovejas Soay es de un 5% como media de la población de esa isla en los últimos 20 años y, para estos científicos, que publican su hallazgo en la revista Science, se explica por el calentamiento, lo que parece aclarar el misterio de estos animales menguantes descubierto hace un par de años.

Las ovejas de esa isla del archipiélago St. Kilda se conocen bien desde 1985, cuando se empezó a tomar medidas y datos de los individuos del rebaño que iban naciendo y desarrollándose. Los modelos normales de evolución indicaban que cada vez deberían ser mayores los ejemplares debido a la selección natural y otros factores que influyen en su supervivencia y reproducción en condiciones salvajes. Sin embargo el estudio del tamaño corporal, realizado en agosto de año en año, muestra que los corderos no crecen tanto como hace unos años y que incluso los pequeños que antes no sobrevivían, ahora lo hacen. La interpretación de los investigadores, liderados por Arpat Ozgul, también del Imperial College, es que los inviernos más cortos y más templados hace que las crías de estas ovejas Soay no necesiten engordar tanto en sus primeros meses de vida como antes -con los inviernos duros- para sobrevivir al invierno y llegar a cumplir un año.

“Antes, sólo los ejemplares grandes y sanos que habían acumulado peso en el primer verano de vida podían aguantar el invierno de Hirta. Pero ahora, debido al cambio climático, hay pasto disponible más meses y las condiciones de supervivencia no suponen un reto tan grande como hace unos años”, explica Coulson. “Esto significa que incluso los ejemplares que crecen más despacio tienen la oportunidad de sobrevivir, lo que significa que están predominando en el rebaño ovejas más pequeñas”…[]

Fuente www.elpais.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s