El Congreso peruano suspende por tiempo indefinido la Ley Forestal ante las protestas indígenas


El Congreso peruano suspendió ayer por tiempo indefinido la polémica Ley Forestal y de Fauna Silvestre ante la presión de las comunidades indígenas después de que su aprobación la semana pasada derivase en violentos enfrentamientos entre los indígenas y la Policía en el departamento de Amazonas, donde murieron más de 40 personas.

La suspensión de las normas fue aprobada por parlamentarios de algunos grupos políticos, sin embargo, los legisladores del opositor Partido Nacionalista reclamaron la eliminación total de las leyes, incluso nueve de ellos iniciaron una huelga de hambre en el hemiciclo.

Según el Congreso, que no precisó por cuánto tiempo se mantendrán suspendidas la ley, conocida como Decreto Legislativo 1090, se llevará a cabo “sustanciales modificaciones” de las normas, en consenso con los grupos indígenas y representantes del Gobierno. “Ahora no hay razón para seguir con las protestas”, afirmó ante los periodistas la ministra peruana de Interior, Mercedes Cabanillas.

Los indígenas comenzaron las manifestaciones a comienzos de abril debido a que consideran que estas leyes les “despoja” de sus territorios ricos en recursos naturales y que van en contra de sus intereses. Pero las marchas dieron lugar a protestas que se han convertido en uno de los mayores retos que enfrenta el Gobierno neoliberal de Alan García. Los nativos, por su parte, han asegurado que persistirán en su lucha para lograr su total derogatoria.

En ese sentido, los aborígenes de Yurimaguar, capital de la Provincia de Alto Amazonas, bloquearon de nuevo la principal carretera que comunica ese poblado a pesar de la tregua pactada horas antes con motivo de la violencia desatada el pasado viernes.

Miles de nativos de cinco regiones amazónicas protestan desde hace más de 60 días contra las leyes que abren la extensa Amazonía a las inversiones de empresas privadas y han convocado un nuevo paro para hoy en dichas zonas selváticas. “Nuestra reacción es no suspender la huelga, continuar hasta el final”, dijo el dirigente Efraín Pizango, junto a cientos de indígenas apostados en la carretera que escucharon por radio decepcionados la decisión del Congreso en Lima…

Fuente http://www.adn.es

Por otro lado:

El Gobierno excluye del diálogo a la mayor organización indígena peruana

La comisión de diálogo prevista para estudiar las demandas de las comunidades amazónicas en Perú excluirá a la mayor organización indígena de las conversaciones, en las solo estarán presentes líderes locales o “apus”, dijo hoy el primer ministro Yehude Simon.

En rueda de prensa con corresponsales extranjeros, Simon explicó que la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) “pateó el tablero” de las negociaciones con el Gobierno un día antes de los violentos sucesos del viernes pasado, a pesar de haberse comprometido en el diálogo.

Además, recordó que la Aidesep no reconocía a otros grupos representativos nativos, quienes tampoco le daban crédito, y que el Ejecutivo tuvo que rehacer las denominadas leyes de la selva a su pedido.

Ante esa situación y con el presidente de la Aidesep, Alberto Pizango, asilado desde el martes en la embajada de Nicaragua, tras los enfrentamientos que dejaron 33 muertos en la ciudad de Bagua, Simon anunció que se convocará a los “verdaderos apus”.

“Se ha nombrado una comisión de trabajo donde están los presidentes regionales, el Gobierno central, los apus de los diferentes grupos amazónicos y, junto a ellos, la Defensoría del Pueblo, y las iglesias católica y evangélica para buscar una salida definitiva al problema de la amazonía”, declaró Simon.

El jefe del gabinete dijo que los mismos nativos van a nombrar a sus “apus” y que estos nombres serán recogidos por los presidentes regionales para incluirlos en la mesa de negociaciones.

Sin embargo, anunció que la próxima semana recibirá en su oficina en Lima a algunos de los líderes locales que han manifestado su interés en participar, después de haberse reunido igualmente con los presidentes de cinco regiones de la selva.

Los representantes de la Aidesep han manifestado que Pizango seguirá siendo presidente de la agrupación, a pesar de que se prevé su próxima partida a Nicaragua, e insisten, al convocar hoy a un paro nacional, en la derogatoria definitiva de una serie de decretos que consideran dañinos a sus intereses.

Uno de ellos, el 1090, conocido como la “ley de la selva”, fue suspendido ayer durante 90 días por el Congreso de la República, mientras se estudian las modificaciones a la nueva legislación, y para evitar un vacío legal se repuso la anterior ley forestal.

Fuente http://www.lostiempos.com

Y se producen masivas marchas en apoyo a los indígenas amazónicos

Los manifestantes fueron reprimidos en Lima, cuando se dirigían al Congreso

Centenares de nativos y pobladores de las localidades selváticas de Yurimaguas y Pucallpa salieron a las calles para protestar por la insistencia del gobierno de Alan García en no derogar un conjunto de leyes, que según las comunidades nativas le arrebata la propiedad sobre sus tierras. En Lima, aproximadamente cinco mil manifestantes de los gremios sindicales, organizaciones de derechos humanos, estudiantes y ciudadanos de a pie, se sumaron a la protesta y sostuvieron enfrentamientos con la policía. Coreaban lemas por el cese de la violencia en la selva amazónica, pero también reclamaban a García que derogara las “leyes de la selva” que afecta a las comunidades indígenas, entre las más pobres del país.

En Bagua, en la zona norteña del territorio amazónico, donde el viernes se produjeron enfrentamientos entre la policía e indígenas Awajún que produjo la muerte de 24 efectivos y de una decena de pobladores, la gente no pudo salir a las calles porque el gobierno decretó el toque de queda desde de las diez de la mañana hasta las seis de hoy. Bagua amaneció como una ciudad fantasma. Pero los indígenas mantuvieron el control de varios tramos de la estratégica carretera que une Yurimaguas con Tarapoto, en la selva nororiental. Varios de los nativos fallecidos pertenecen a comunidades Awajún -la segunda en importancia en el Perú- de la provincia de Condorcanqui, donde la pobreza alcanza al 76,3% de la población.

Sin embargo, ni la protesta ni el lamentable saldo de muertos, ha cambiado la opinión del jefe de Estado, quien publicó en los periódicos un pronunciamiento en el que acusa a otros de manipular a los indígenas, como si estos no tuvieran capacidad propia de protestar. “Políticos que predican fórmulas extremistas han logrado usar a los pobladores de las selvas y las etnias amazónicas”, arguyó García: “Esta es una agresión cuidadosamente preparada contra el Perú, una conspiración que ha interrumpido la producción y el transporte de petróleo, el envío de gas hacia las ciudades de la costa”.

Las autoridades enrejaron la plaza de Armas para impedir que los manifestantes tuvieran acceso a Palacio de Gobierno y centenares de policías fueron desplegados en los principales accesos. Cuando la marcha se dirigió hasta el Congreso, contingentes policiales bloquearon el ingreso y se desataron los choques. La fuerza pública usó gases lacrimógenos y varazos.

En el sur del país, Puno, Arequipa y Tacna, varios gremios bloquearon carreteras y expresaron su respaldo a las comunidades indígenas que luchan por la derogatoria de las “leyes de la selva”…

Fuente http://www.clarin.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s