Xprize, una carrera para encontrar el coche más ecológico del mundo


Los automóviles deberán recorrer al menos 160 km con menos de cuatro litros.

Los fabricantes de automóviles no lanzan al mercado suficientes coches realmente eficientes desde el punto de vista energético, así que la Fundación X Prize una institución sin ánimo de lucro cuyo objetivo es el de incentivar los desarrollos tecnológicos mediante competiciones de premios millonarios ha decidido darles un empujón: ofrece diez millones de dólares al ganador de un concurso internacional que pretende encontrar vehículos movidos por una cantidad mínima de combustible, ya sea petróleo, gas, electricidad o luz solar.

El ganador de la competición deberá demostrar que es capaz de crear un automóvil asequible, atractivo para los consumidores y capaz de vender, al menos, 10.000 unidades al año. En realidad, se trata de una especie de carrera al estilo de los míticos Autos locos, con la diferencia de que los coches deberán ser capaces de recorrer 100 millas (160 kilómetros) con un galón de combustible (menos de cuatro litros) y contaminar poco (menos de 200 gramos de gases invernadero por milla). Además, deben pasar el corte de la carrera clasificatoria durante 2009, y vencer en 2010 la carrera final de diez etapas en una mezcla de velocidad en circuito y conducción por ciudad y por terrenos áridos, bajo todas las condiciones climáticas imaginables. Todo un reto.

El premio son diez millones, y está financiado en parte con fondos públicos
En palabras de los portavoces del X Prize, “esta competición pretende descubrir las mejores e innovadoras ideas que resuelvan problemas como la adicción al petróleo o el cambio climático y ofrezcan a los consumidores vehículos mejorados”.

Parte del premio tiene financiación pública de EEUU (como el Departamento gubernamental de Energía y Transportes, la Administración de Autopistas y la Oficina de Protección Medioambiental y Calidad del Aire) y de ONG como el Consejo para la Defensa de los Recursos Nacionales, la Unión de Científicos Preocupados y la Federación de Consumidores de América, entre otros muchos.

Carta de Intenciones

Se han presentado 60 equipos procedentes de nueve países diferentes aunque por el momento sólo han sido elegidos 22, la mayor parte de ellos estadounidenses. Todos ellos han firmado una Carta de Intenciones en la que se comprometen a competir por una parte del premio, porque la otra irá destinada a promoción y publicidad a nivel global.

De ellos se ha valorado la seguridad, el coste, las características técnicas y el plan de negocio del proyecto. Los 22 equipos, y los que puedan añadirse, porque aún no ha finalizado el plazo de inscripción, se enfrentarán en una carrera campo a través durante 2009 y 2010.

Muchos expertos se preguntan dónde están los grandes fabricantes de automóviles, que están ausentes de la competición. Parece que no les ha interesado demasiado la propuesta, por lo que los organizadores han tenido que inventarse una nueva categoría, la demonstration division, en la que tienen cabida las grandes compañías para demostrar sus tecnologías de eficiencia y bajo consumo.

Pero, ¿realmente hace falta una carrera de este tipo para conseguir avances tecnológicos importantes? En opinión de General Motors, uno de los mayores fabricantes mundiales de automóviles, no. Su vicepresidente, Bob Lutz, es tajante: “Nos parece muy bien este tipo de iniciativas pero no podemos mirar a un lado diferente al de nuestro negocio. Además, no nos interesa la tecnología que se presenta como una feria científica”.

x-prize

Los portavoces de X Prize comentan que, sin duda, “los grandes fabricantes están más ocupados en su esfuerzo para reducir consumo y emisiones, pero es sabido que los concursos han sido siempre un acicate para la innovación y una ayuda para que la industria avanzara con rapidez. X Prize pretende hacer crecer el mercado de los coches eficientes y limpios”.

Escasos resultados

Desde el Instituto Universitario de Investigación del Automóvil de la Universidad Complutense de Madrid (INSIA) ven bien el premio. “Este tipo de iniciativas siempre vienen bien aunque los resultados tardan en verse”, comenta Javier Sánchez, miembro del Instituto. Por su parte, José María López, subdirector del mismo centro, opina que las bases del proyecto “son bastante serias; se exige un análisis del ciclo de vida del vehículo y la cantidad de emisiones durante la fabricación del vehículo, que no se piden nunca, y requieren de conocimientos de ingeniería muy grandes. Si han organizado esta competición”, añade el experto, “quizá sea porque las marcas no encuentren ideas felices, y una iniciativa así puede servir para encontrar una solución, porque hay mucha gente entusiasta y muchas ideas”…[]

Fuente publico.es

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s