Dos semanas para salvar el planeta


CUMBRE DE POZNAN SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL

Dos semanas para salvar el planeta

Más de 190 países buscan, a partir del lunes en Poznan (Polonia), el sustituto del Protocolo de Kioto. El cambio de modelo energético y económico es el objetivo final de la Convención de cambio climático

¿Cómo se ponen de acuerdo 192 países para que la temperatura del planeta no aumente más de 2ºC y para cambiar el modelo económico, energético y de desarrollo? Ése es el mandato que hace un año se aprobó en la cumbre de cambio climático en Bali (Indonesia), y es lo que, a partir de mañana lunes, se tiene que empezar a negociar en la XIV Conferencia de las Partes de Cambio Climático en Poznan (Polonia), COP14.

El modelo económico y productivo que los países industrializados, principalmente, han alentado en las últimas décadas, con una dependencia excesiva de los combustibles fósiles, ha provocado un aumento de los gases de efecto invernadero y, como consecuencia, el calentamiento del planeta. Además de los impactos ambientales asociados, esta forma de desarrollo tampoco es sostenible desde el punto de vista social ni económico, y la actual crisis financiera es una oportunidad para el cambio, como concluyeron hace dos semanas, en la reunión preparatoria de la cumbre de Polonia, todos los países, incluidos EEUU, China y los productores de petróleo.

La transformación del modelo supondrá obligaciones para todos los países, en función de su responsabilidad en el calentamiento. Así, en la reunión de Bali se decidió que los países más industrializados y contaminantes tendrían que reducir en su conjunto entre un 25% a un 40% sus emisiones en 2020, respecto a 1990. En esta línea, el G8 y las grandes economías acordaron en julio de este año que las emisiones globales deben reducirse en un 50% en 2050, aunque no concretaron respecto de qué fecha. Por su parte, los países emisores emergentes, como China, India o Brasil también deberán contar con algún tipo de cuota de emisiones.

Hacia Copenhague

En Poznan, los gobiernos deberán empezar a concretar los deberes de cada uno en esa transición a una economía baja en carbono. No se esperan grandes acuerdos, pero sí una hoja de ruta clara para todo el año 2009, con el objetivo de alcanzar un compromiso de cifras en el Protocolo de Copenhague, en la próxima cumbre de cambio climático, que continúe la senda de Kioto después de 2012.

Uno de los puntos calientes en Poznan será la visión compartida, es decir, la forma en que se reparten los esfuerzos y los criterios para distribuir las cuotas de reducción de emisiones en los grandes grupos de países. Durante la primera semana de la cumbre, habrá seminarios para debatir estos aspectos metodológicos.

Para lograr el cambio de modelo energético, una de las reclamaciones de los países emergentes es la transferencia de tecnología. En Polonia se abordará la necesidad de una cooperación en investigación y desarrollo de tecnología, para que las futuras potencias no cometan los mismos errores. Así, habrá discusiones sobre transferencia de tecnología en carbón limpio, tecnología nuclear y energías renovables.

Los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), además de advertir de los riesgos de un incremento de la temperatura en el planeta, han constatado que el cambio climático ya es una realidad y que hay países que ya perciben sus efectos. Por esta razón, la Convención de Naciones Unidas de Cambio Climático ha situado la adaptación y la mitigación como temas de discusión de primera línea en Poznan.

Adaptación y mitigación

Así, las delegaciones gubernamentales tendrán que decidir cómo acordar quién tiene que mitigar qué y cuál es la respuesta coordinada para la adaptación al cambio climático; de qué modo se puede canalizar la transferencia de tecnología que haga efectiva la posibilidad de reducir los gases de efecto invernadero y de adaptarse al cambio climático; y cómo se canalizan recursos económicos para que todo cambie lo más rápidamente posible y todos los países estén lo más preparados lo antes posible.

En cuanto a la concreción de medidas para reducir gases de efecto invernadero, los delegados gubernamentales discutirán sobre los mecanismos de flexibilidad (compras de derechos, proyectos en terceros países) y la deforestación evitada. Este aspecto, no incluido en el Protocolo de Kioto, supone la contabilidad de los bosques como sumideros de dióxido de carbono (CO2) y las ayudas a países que cuiden de su masa forestal para que no se libere el CO2. Todavía queda por concretar la metodología para evaluar esa deforestación evitada y la reducción de emisiones computable, así como la vía de financiación de proyectos…[]

Via publico.es

Estrategias de negociación por países

EEUU: Una delegación todavía de Bush

Es la primera vez desde hace ocho años que asistirá a la cumbre anual de cambio climático una delegación de EEUU con representantes del Partido Demócrata en sus filas. Aunque la delegación oficial de EEUU, y por tanto con voz y voto, seguirá encabezada por la Administración Bush, y con Paula Dobriansky a la cabeza, el equipo de asesores de Barack Obama en materia de calentamiento estará liderado por John Kerry. El presidente electo de EEUU ha manifestado en diversas ocasiones durante la campaña electoral su compromiso de lucha contra el cambio climático y con el cambio de modelo energético, por lo que, aunque no será visible su política en la cumbre de Poznan, sí estará presente el nuevo giro en el próximo Protocolo de Copenhague, en diciembre de 2009, cuando Obama sí tenga voto.

No obstante, EEUU no ha ratificado todavía el Protocolo de Kioto y hay muchos países que esperan señales claras para ver en qué se concretan esos anuncios. Por otra parte, en materia de tecnología, EEUU ha manifestado su deseo de cooperar con China en investigación y desarrollo de tecnología de carbón limpio.  

China:Una potencia creciente y con alto consumo de carbón

China se ha convertido en el primer emisor de gases de efecto invernadero, adelantando a EEUU. Su economía es altamente consumidora de carbón, y el parque de automóviles propulsado con combustibles fósiles no deja de crecer. Sin embargo, las emisiones per cápita siguen siendo inferiores a las de muchos países industrializados, un factor a tener en cuenta en el próximo Protocolo de reducción de gases. En Kioto, China no tenía obligaciones de descenso de emisiones, pero en 2013 sabe qué alguna parte de responsabilidad tendrán. La cuestión es cómo se va a concretar.

China mantiene como posición de negociación fuerte la idea de la cooperación tecnológica y financiera para asumir compromisos, y la idea de que otros van por delante y con mucho margen, y por lo tanto hasta que no hayan cumplido su cuota, esperan en el banquillo sin sentirse aludidos. En tecnología,  China reclamará marcas blandas o acceso a patentes, pero eso no funciona porque las patentes no son de los estados, sino de las empresas y no se pueden ceder libremente. Habrá que articular un acceso privilegiado sino a la última, sí la penúltima tecnología.

Polonia: Economía basada en el carbón

Más del 90% de la energía polaca procede del carbón, y es por tanto un gran emisor. En las últimas semanas, su Gobierno ha lanzado críticas al proceso de decisiones sobre cambio climático, teniendo en cuenta que será el país anfitrión en la cumbre que empieza mañana. Ningún anfitrión había utilizado su posición para presionar en la negociación en aspectos de su política energética nacional. Es insólito.

calentamiento-global

España: Potenciar las energías renovables

Durante la cumbre de Polonia, España presentará la propuesta de creación de una Agencia Internacional de Energías Renovables, junto con Alemania y Dinamarca. Por otra parte, España defenderá que en el próximo Protocolo de Copenhague para 2013 se tengan en cuenta en el reparto de gases las emisiones per cápita, como un elemento de equidad en el que todas las personas, independientemente del país de residencia, cuenten con los mismos criterios, al igual que las industrias.

OPEP:Del petróleo al Sol

Los países productores de petróleo venían reclamando en las últimas reuniones compensaciones por la adaptación a los efectos del cambio de su política energética, ya que veían que sus ingresos por la venta de crudo iban a descender. Sin embargo, en Poznan plantearán una reconversión de su propia economía, al ver la oportunidad de la energía termosolar de concentración de alta temperatura, si se empieza a potenciar las energías renovables. De exportadores de petróleo a exportadores de Sol. 

La ‘Revolución energética’ de Greenpeace

La organización ecologista diseña un plan para ahorrar 14 billones de euros en combustibles, reducir a la mitad las emisiones de CO2 y proporcionar con renovables la mitad de la electricidad mundial en 2050.

Greenpeace internacional y el Consejo Europeo de Energía Renovable (EREC) han pergeñado una ‘Revolución Energética’ con la que demuestran que hay medios para cambiar el actual modelo energético basado en los combustibles fósiles y el átomo, para hacer una apuesta renovable capaz de rebajar de forma drástica las emisiones de CO2 y contribuir así a la lucha contra el cambio climático. Sólo falta, dice la organización ecologista, la “voluntad política”.

Diseñado por más de cuarenta especialistas, el plan apela a los gobiernos de todo el mundo con vistas a la cita en Poznan (Polonia) de la Conferencia anual de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, a partir del 1 de diciembre. Aunque la reunión clave para definir el futuro ‘post Kioto’ a partir de 2012, una vez que expire la vigencia del Protocolo, se decidirá dentro de un año en Copenhague, la cumbre de Poznan medirá la temperatura de la ‘voluntad’ internacional para recortar las emisiones de CO2 responsables del calentamiento global.

Greenpeace espera que en Polonia se ratifique el compromiso de la UE de reducirlas un 30 por ciento para el año 2020. “El planeta no puede soportar el ritmo actual de emisiones”, recalcó Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace. A su juicio, “se está mareando la perdiz” y perdiendo un tiempo “precioso” al alentar el debate sobre “una alternativa falsa” como es “la energía nuclear”.

El estudio aboga por una “revolución en la forma que producimos, distribuimos y consumimos la energía”, explicó José Luis García Ortega, responsable de las campañas de energía de Greenpeace. La clave sería el abandono progresivo de las energías ‘sucias’ y su sustitución progresiva por renovables, unida a una mejora de la eficiencia energética y a la aplicación de nuevas tecnologías. Con estos mimbres se lograría que las emisiones de gases de efecto invernadero dejaran de crecer en 2015, y para 2050 se redujeran a la mitad respecto de los niveles de 1990, año base del Protocolo de Kioto…

Via heraldo.es 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s