Envisat es testigo de la rápida desintegración de las barreras de hielo de la Antártida


El satélite Envisat de la ESA, que acaba de cumplir diez años en órbita, continúa observando cómo una de las barreras de hielo de la Antártida sigue retrocediendo a causa del cambio climático.

Poco después de su lanzamiento el 1 de marzo de 2002, Envisat enviaba imágenes de la separación de una gran parte de la barrera de hielo Larsen B en la Antártida. 3 200 kilómetros cuadrados de hielo se desintegraron en cuestión de días debido a las inestabilidades mecánicas provocadas por el calentamiento de la región.

This animation shows radar images from the Envisat satellite from 2002 to 2012 of the Larsen B ice shelf in Antarctica. Over the last decade, the ice shelf has disintegrated by 1790 sq km.

Credits: ESA

Tras diez años monitorizando la barrera con su Radar Avanzado de Apertura Sintética (ASAR), Envisat ha sido testigo de cómo Larsen B perdía otros 1 790 kilómetros cuadrados a lo largo de una década.

La barrera de hielo Larsen está compuesta por tres secciones – Larsen A (la más pequeña), B y C (la mayor) – que se extienden de norte a sur a lo largo del litoral oriental de la península Antártica.

Larsen A se desintegró en enero de 1995. Larsen C había mantenido una extensión más o menos estable, pero las medidas realizadas con la ayuda de los satélites desvelan que está perdiendo espesor y que la duración del deshielo estival no ha dejado de aumentar.

“Las barreras de hielo son muy sensibles al calentamiento de la atmósfera y a los cambios en la temperatura o en las corrientes de los océanos”, explica el profesor Helmut Rott de la Universidad de Innsbruck.

“La temperatura atmosférica al norte de la península Antártica ha aumentado unos 2.5°C a lo largo de los últimos 50 años – un incremento bastante superior a la media global – que está provocando el retroceso y la desintegración de las barreras de hielo”.

La extensión de la barrera Larsen B pasó de 11 512 kilómetros cuadrados en enero de 1995 a 6 664 en febrero de 2002, tras una larga serie de desprendimientos. Tras el colapso de marzo de 2002, su extensión se redujo a 3 463. A día de hoy, Envisat muestra que Larsen B cuenta con una superficie de tan sólo 1 670 kilómetros cuadrados.

Envisat radar image of the Larsen Ice Shelf acquired on 19 March 2012.

Credits: ESA / ENVEO

Envisat lleva operativo el doble del tiempo inicialmente designado para su misión, y está previsto que continúe observando los campos de hielo, los océanos, la atmósfera y la superficie de nuestro planeta un mínimo de dos años más.

Esto permitirá garantizar la continuidad de los datos de observación de la Tierra hasta que la próxima generación de satélites – los Sentinel – entre en servicio en el año 2013.

“Las observaciones sistemáticas a largo plazo son muy importantes para comprender y modelar mejor los procesos de la criosfera, lo que nos permite mejorar la capacidad de predicción de cómo responderán la nieve y el hielo ante el cambio climático”, explica Rott.

Launched in 2002, Envisat is the largest Earth observation satellite ever built.

Credits: ESA

“Los modelos climáticos actuales predicen un calentamiento drástico a altas latitudes. Los datos recogidos por Envisat sobre la barrera de hielo Larsen confirman la gran vulnerabilidad de estas plataformas, y ponen de manifiesto la importancia de su papel en la estabilización de los glaciares que se encuentran aguas arriba”.

“Estas observaciones son muy importantes para estimar cómo se comportarán las grandes masas de hielo de la Antártida Occidental si el calentamiento continúa avanzando hacia el sur”.

This image of the Larsen B ice shelf is one of the first photos taken by Envisat on 18 March 2002. Prior to Envisat’s launch, ERS-1 and -2 had been monitoring changes in the region. Together with ERS data, this image (orbit 250) documents the 100-km retreat of the Larsen B ice shelf. Today, Envisat’s radar continues to make regular, all-weather observations to enable detailed studies of the extent, surface motion and surface melt of all the ice shelves around Antarctica.

Credits: ESA

Los radares de los satélites de observación de la Tierra, tales como ASAR, a bordo de Envisat, son particularmente útiles para monitorizar las regiones polares, ya que son capaces de observar la superficie de nuestro planeta a través de la cobertura de nubes o en la oscuridad.

Las misiones Sentinel – desarrolladas dentro del programa europeo para la Monitorización Mundial del Medioambiente y la Seguridad (GMES) – continuarán el legado de la observación de la Tierra con tecnología radar.

http://www.esa.int

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Planeta azul

¡Una visión del mundo sin igual!

Planeta azul nos revela la Tierra como sólo pocas personas la han visto: desde el espacio. Desde una órbita a 320 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, podemos observar accidentes geográficos conocidos: los majestuosos Himalayas, las gigantes dunas de arena del desierto de Namib y las islas del Caribe como piedras preciosas. Desde esta posición estratégica y única, veremos cómo las fuerzas naturales –volcanes, terremotos y huracanes– afectan a nuestro planeta, y cómo una fuerza nueva y poderosa –el hombre– ha comenzado a alterar la faz del planeta. Desde las selvas tropicales del Amazonas hasta las praderas de Serengeti, Planeta azul nos incita a apreciar la vida en la Tierra, nuestro único hogar, de una nueva manera.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s