Archivo mensual: julio 2011

El paso de los aviones por nubes muy frías favorece las nevadas


El estudio se publica en ‘Science’

Una investigación estadounidense revela que los aviones, cuando atraviesan nubes con agua líquida por debajo del punto de congelación, favorecen la creación de cristales de hielo que se transforman en nieve. Según los expertos, este fenómeno podría aumentar las nevadas en los grandes aeropuertos, aunque, en principio, no influye en el clima global.

Cuando los aviones atraviesan nubes con agua superenfriada (agua que permanece líquida por debajo del punto de congelación), las agujerean y se originan cristales de hielo. Este movimiento provoca que se produzca nieve y se precipite a la superficie terrestre, tal y como revela una investigación internacional, publicada en la revista Science.

Según los expertos, liderados por el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Colorado (EE UU), el fenómeno podría aumentar la frecuencia de nieve alrededor de los aeropuertos más importantes del mundo. En muchos de ellos, con cubiertas de nubes bajas invernales, los investigadores recomiendan deshelar los aviones con más frecuencia.

Estas capas de nubes se sitúan a 100 kilómetros de los principales aeropuertos y aparecen entre un 5 y un 6% del tiempo a lo largo del año. Las zonas cercanas a las regiones polares son más proclives a experimentar este comportamiento.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos analizaron 20 imágenes de satélite de una cubierta de nubes con agujeros, suspendida sobre el estado de Tejas (EEUU) el 29 de enero de 2007. Algunas de estas perforaciones fueron visibles durante más de cuatro horas y ocuparon longitudes superiores a los 100 kilómetros.

Después, el equipo consultó el archivo de la Administración de Aviación Federal de Estados Unidos para saber qué aviones volaron ese día en esa zona y podían haber producido estas perforaciones y canales. Los aparatos que encontraron fueron de todo tipo: grandes aparatos de pasajeros, militares, pequeños de turbohélice y particulares.

La clave está en las hélices y en las alas

La explicación del fenómeno se apoya en las hélices del motor y en las alas. “La hélice de avión empuja al aire detrás de ella lo que genera un impulso alrededor de sus puntas”, explica Andrew Heymsfield, autor principal del estudio e investigador del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Colorado (EE UU).

“Este impulso, a su vez, enfría el aire situado tras las hélices hasta 30 ºC, congelando las gotas de las nubes y dejando un flujo de pequeñas partículas de hielo”, afirma el experto.

Con las alas ocurre algo similar: el avión genera fuerza gracias al aire en movimiento situado por encima de ellas, lo que crea baja presión de aire en la parte inferior. “Esto también expande y enfría el aire situado por encima de las alas cerca de 20 ºC, un enfriamiento que se pronuncia cuando la velocidad es más alta”, indica Heymsfield. Como ocurre con las hélices, el proceso puede provocar una corriente de hielo tras las alas.

Emulando la ‘siembra de nubes’

En las nubes, la temperatura del aire se sitúa en torno a los -10 ºC. Si no hay polvo o cristales de hielo (partículas sólidas consideradas el núcleo del proceso de congelación), el agua puede permanecer superenfriada, en estado líquido, hasta los -40 ºC.

En este fenómeno se apoya la estrategia de ‘siembra de nubes’ que comenzó en 1960 y cuyo objetivo era influir en la cantidad de precipitación generada en una nube. Para ello, se insertaban partículas sólidas en las nubes con lo que podía comenzar la congelación de este tipo de agua a temperaturas más cálidas que – 40 ºC.

“Si tienes gotas de agua superenfriada y partículas de hielo en la misma nube, las gotas se evaporarán y se condensarán en la superficie de esas partículas”, señala Heymsfield.

Esta condensación crea calor latente y aumenta la temperatura de la superficie del hielo, “lo que genera un dinamismo en la nube y crea movimientos que antes eran débiles o incluso inexistentes”, añade el investigador. La precipitación en cascada es el siguiente paso.

El ir y venir de los aviones por todo el mundo puede provocar de forma indirecta esta ‘siembra de nubes’. De esta forma, los agujeros y canales que forman los aparatos en estas capas de nubes podrían ser los responsables del aumento de las nevadas alrededor de los principales aeropuertos.

Por último, el trabajo revela de qué depende que el avión cree un agujero o una capa: de su trayectoria. “Si asciende a través de una capa de nubes superenfriadas, generará un agujero, y si vuela en la capas de nubes (estándar), producirá largos canales”, mantiene el experto. A su juicio, lo más emocionante del estudio ha sido poder explicar la producción y expansión de estos agujeros y canales.

http://www.agenciasinc.es

Referencia bibliográfica:

Andrew J. Heymsfield, Gregory Thompson, Hugh Morrison, Aaron Bansemer, Roy M. Rasmussen, Patrick Minnis, Zhien Wang, Damao Zhang. “Formation and Spread of Aircraft-Induced Holes in Clouds”. Science 333, 1 de julio de 2011. DOI: 10.1126/science.1202851.

A la búsqueda de energías más duraderas


La Universitat Jaume I y la Universitat de València participan en un consorcio europeo que está desarrollando nuevos nanomateriales aplicados al ámbito de la energía.

Diecisiete socios de ocho países europeos trabajan en Orion (Ordered inorganic-organic hybrids using ionic liquids for emerging applications), financiado por el Séptimo Programa Marco de la UE. Coordinado por CIDETEC (Centro de Tecnologías Electroquímicas) del País Vasco, el proyecto persigue estudiar posibles combinaciones de materiales orgánicos e inorgánicos destinados a ofrecer mejores paneles solares fotovoltaicos y pilas que almacenen energía de manera más eficiente.

Según el investigador principal del equipo de la UJI, el catedrático de Física Aplicada Germà García Belmonte, los materiales orgánicos e inorgánicos por separado presentan importantes limitaciones. “Por ejemplo, los materiales inorgánicos como los óxidos son muy robustos pero su procesamiento es complicado. En cambio, los orgánicos como los plásticos resultan más maleables con lo cual trabajar con ellos es más sencillo pero plantean el problema de su alta reactividad en el ambiente, es decir, se degradan con facilidad”, explica el investigador.

Sigue leyendo

Oasis oceánico – Ocean oasis


Oasis Marino, es un fascinante viaje por los abundantes mares e inmaculados desiertos de dos mundos marcadamente diferentes, pero inseparables: El Mar de Cortés y el desierto de la Baja California. ¿Qué fuerzas geológicas tan poderosas pudieron haberse colapsado formando esta región única? ¿Qué contienen las fuertes corrientes que hacen a éste océano tan inusualmente rico en nutrientes? ¿Cómo es que puede desarrollarse la vida en un terreno aparentemente estéril? Oasis Marino te deslumbrará con relevantes y memorables escenas que exploran estos misterios.

Deslízate de un lado a otro viajando con una mantarraya gigante que se arquea y desciende entre las resplandecientes aguas y bajo el sol caliente de la Baja California. Sé testigo de un gran espectáculo al aire libre de las ballenas migratorias, del elaborado tango que surge durante el cortejo de los charranes elegantes, de las batallas entre lentos elefantes marinos. Vuela sobre extensas vistas de montañas nevadas, vastos desiertos, oasis de palmas y zonas pantanosas con manglares—y después sumérgete en el agua para visualizar escenas de vida marina asombrosas y pocas veces vistas.

En la filmación de esta extraordinaria película, un talentoso y dedicado equipo de científicos exploró territorios desconocidos, y en ocasiones con riesgos personales. Caminaron, volaron y nadaron para descubrir intrigantes secretos de áreas aisladas en tierra, en el aire, y bajo el agua. Ahora, las personas que de ninguna otra manera podrían conocer este salvaje mundo, pueden vivir la experiencia de su cautivante belleza y su impresionante vida salvaje.

Oasis Marino es visualmente sorprendente y provocativo, y a la vez convincente en su mensaje de que ésta pequeña y poco descubierta región es un tesoro que vale la pena preservar.

Verlo en youtube en pantalla grande.

http://www.youtube.com/p/78D4A861F4159B3F?version=3&hl=es_ES&fs=1

Deep sea


Deep Sea presenta la vida marina desde una nueva perspectiva, una aventura submarina que transporta a la audiencia bajo la superficie del océano para descubrir a las criaturas más coloridas del planeta, desde la trucha arco iris hasta el pulpo gigante del Pacífico.

http://teknociencia.com/vidi/play/Ciencia/Deep_Sea

Las ballenas ganan en protección


La comisión ballenera ha acordado un paquete de medidas destinado a hacer más transparente su funcionamiento

Los países reunidos en Jersey (Reino Unido) con motivo de la convención anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) han acordado tomar medidas para asegurar una mayor transparencia en su financiación y en su funcionamiento interno.

Los 89 países pertenecientes a la comisión han decidido que, a partir de este mismo año, las cuotas de pertenencia serán abonadas mediante transferencia bancaria, en lugar de hacerse en efectivo, tal y como sucedía hasta ahora. La medida, impulsada por el país anfitrión, ha sido aceptada por la mayoría de los miembros y permitirá “la modernización de la CBI, para que funcione como otras importantes organizaciones internacionales”, según ha afirmado el ministro de Medio Ambiente británico, Richard Benyon.

Esta decisión, incluida en un paquete de disposiciones orientadas a mejorar el funcionamiento interno de la comisión, incluirá la realización de auditorías de seguimiento, lo que, según la propia organización, también mejorará la imagen de la CBI.

Sigue leyendo

El Hespérides toca puerto y culmina la gran expedición oceanográfica española


La Expedición Malaspina regresa de su vuelta al mundo con 120.000 muestras marinas

 

La Expedición Malaspina, uno de los proyectos más ambiciosos de la ciencia española, ha llegado a buen puerto. El buque insignia de la expedición, el Hespérides, atracó ayer en Cartagena, el puerto que le vio partir hace justo ahora siete meses. Y con él llegan 6.000 gigas de datos y 120.000 muestras que, tras descargarse este jueves, alimentarán a la investigación española durante décadas. Algunos de los logros del proyecto se conocieron mientras estaba en alta mar, pero la información obtenida mientras se circunnavegaba el globo nutrirá a generaciones de científicos.

6.000 gigas de datos y 120.000 muestras servirán para décadas de investigación

Surcando el Atlántico, el Pacífico y el Índico a lo largo de 32.000 millas náuticas, los investigadores –y la tripulación militar del buque– se han esforzado por mantener vivo el espíritu Malaspina, una de las más importantes conquistas que Carlos Duarte, científico del CSIC y coordinador del proyecto, quiso legar para la ciencia. Este homenaje a Alejandro Malaspina, que realizó en 1789 el mayor proyecto científico español de ultramar de su época, suponía un reto no siempre fácil: que los científicos españoles dejasen de zancadillearse para colaborar con un rumbo común.

Sigue leyendo

Australia anuncia un impuesto a las emisiones de CO2


Entrará en vigor en julio de 2012 y afectará a unas 500 grandes empresas que deberán pagar 17 euros por tonelada de dióxido de carbono

El Gobierno australiano anunció hoy un impuesto de 23 dólares locales (24,7 dólares estadounidenses o 17,3 euros) por tonelada de dióxido de carbono con el objetivo de luchar contra el cambio climático.

“Como nación, necesitamos ponerle un precio al carbono y crear un futuro con energía limpia”, dijo la primera ministra australiana, Julia Gillard, al anunciar el plan del Ejecutivo, que ya cuenta con el apoyo necesario para que sea aprobado próximamente en el Parlamento.

La medida, que entrará en vigor a partir del 1 de julio del año que viene, afectará a unas 500 grandes empresas contaminadoras, principalmente del sector eléctrico, minero y de la energía. El impuesto aumentará anualmente un 2,5 % en términos reales hasta 2015, año en que se dará paso a un esquema de comercio de emisiones similar al de la Unión Europea (UE) donde el mercado internacional fijará los precios.

Sigue leyendo