Delegaciones protestan contra resultados de cumbre en Cancún


La cumbre del clima de Cancún, donde se juega que la mitad sur de España se convierta en el desierto de Almería en 2100, va camino del fracaso.

El miércoles por la noche, madrugada hora española, el embajador de Bolivia, Pablo Solón, enfadado por unas supuestas negociaciones secretas al margen del proceso de la ONU, se levantó de la mesa de conversaciones y se fue con un portazo para no volver.

Podría ser una rabieta sin importancia en un cónclave que reúne a 194 países, pero en las cumbres del clima de Naciones Unidas los acuerdos deben adoptarse por unanimidad o son papel mojado. En la práctica, la amenaza de Bolivia, ejecutada unas pocas horas antes del aterrizaje en Cancún del presidente Evo Morales, es un torpedo que puede reventar la cumbre entera, que debería sentar las bases para lograr un acuerdo internacional en 2011 que evite la pronosticada subida de hasta cinco grados en la temperatura media del planeta a final de siglo.

Bolivia, al alimón con otros países de la Alianza Bolivariana ya dinamitaron la cumbre del clima de Copenhague en 2009

Bolivia, al alimón con otros países de la Alianza Bolivariana —Venezuela, Cuba, Ecuador y Nicaragua— ya dinamitaron la cumbre del clima de Copenhague en 2009, evitando que la ONU adoptara un magro acuerdo que hablaba de limitar la subida de la temperatura a dos grados sin ofrecer compromisos serios de reducción de las emisiones de CO2.

El crac de Cancún empezó cuando la presidencia mexicana invitó solo a 40 países a una reunión informal con el fin de facilitar la negociación a 194 bandas, paralizada en los temas fundamentales, como el recorte de emisiones. Según fuentes de la delegación española, Bolivia aceptó.

El plante de Bolivia “no tiene ni pies ni cabeza”

Sin embargo, al comenzar la reunión, en la que estaban EEUU, China, India, Rusia, Francia, Alemania y España, entre otros, Solón se levantó de la mesa y abandonó la sala.

En seguida, convocó a los medios de comunicación por SMS y denunció “la gravedad de la situación”, advirtiendo de que “los países hermanos” de la Alianza Bolivariana podrían seguir sus pasos. Por la noche, Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua se reunieron a puerta cerrada para definir su estrategia tras el boicot de los bolivianos, según explicó a este diario un delegado ecuatoriano.

La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, estaba en la mesa cuando Solón ejecutó la espantada. Visiblemente indignada, explica que el plante de Bolivia “no tiene ni pies ni cabeza” y que sus quejas “no tienen legitimidad”, ya que el embajador de Evo Morales conocía la nueva fase de las conversaciones.

Tras la cita de Copenhague, en una entrevista con Público, la entonces ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, acusó a Venezuela y Bolivia de arruinar la cumbre “para defender su petróleo y su gas”. En su opinión, compartida por muchos delegados en los pasillos de la cumbre pero nunca expresada en voz alta, “quizá pensaron que sus expectativas de crecimiento económico se verían mermadas con un acuerdo de reducción de emisiones”.

Las declaraciones provocaron un terremoto diplomático. El Gobierno de Hugo Chávez exigió al presidente José Luis Rodríguez Zapatero que censurara “las desacertadas, fantasiosas y desafortunadas” declaraciones de Espinosa. Zapatero calló y el tiempo sepultó la polémica. Venezuela es el quinto productor de petróleo del mundo y el cuarto abastecedor de crudo para EEUU. Produce casi tres millones de barriles diarios. Y el gas es la principal exportación de Bolivia, principalmente con dirección a Brasil y Argentina. Otros países petroleros, como Arabia Saudí y Nigeria, sí apoyaron el acuerdo de Copenhague.Los países bolivarianos rechazan las acusaciones y culpan a EEUU del fiasco de las negociaciones.

EEUU llega con las manos vacías

Washington ha llegado a Cancún con las manos vacías, con una propuesta de reducir entre un 3% y un 4% sus emisiones en 2020 respecto a 1990. En el mismo periodo, la UE ofrece un recorte del 20%, ampliable al 30%. El miércoles, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, se lanzó a la yugular del Gobierno de Barack Obama. “En Copenhague primaron procedimientos antidemocráticos y una total falta de transparencia.

Un grupo de países, encabezados por EEUU, el mayor emisor per cápita e histórico del planeta, secuestró el proceso de negociaciones y promovió la imposición de un documento que no resuelve, siquiera, los desafíos identificados por las investigaciones científicas más conservadoras”. Después, denuncia Rodríguez, EEUU y la UE comenzaron una agresiva campaña de presiones políticas y económicas, utilizando la Ayuda Oficial al Desarrollo para ganar votos a favor del llamado Acuerdo de Copenhague.

Morales puede tener la llave para que en Cancún ni siquiera se apruebe un acuerdo de mínimos

El canciller citó “la pérfida diplomacia de las potencias” en relación con el cambio climático, destapada por las filtraciones de Wikileaks. Rodríguez citó las conversaciones entre la Embajada de EEUU en Bruselas y la comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, para “neutralizar, cooptar o marginar a los países poco dispuestos a ayudar, como Venezuela y Bolivia”. Cuatro meses después de la cumbre danesa, EEUU cortó una ayuda de 5,5 millones de dólares para ayudar a Bolivia y Ecuador a combatir los efectos del cambio climático. Si no se recortan las emisiones, el calentamiento global provocará una pérdida anual del 1% del Producto Interior Bruto en los países de América Latina y el Caribe entre 2010 y 2100, según un informe presentado el miércoles en Cancún por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) de la ONU. Bolivia y Ecuador serían dos de los países más afectados.La llegada hoy a Cancún del presidente Evo Morales puede ser definitiva.

Con el líder venezolano Hugo Chávez ausente -fuentes de la Alianza Bolivariana aseguraban el miércoles que se había borrado a última hora tras anunciar su asistencia-, Morales puede tener la llave para que en Cancún ni siquiera se apruebe un acuerdo de mínimos que siente las bases para la siguente cumbre del clima que tendrá lugar en Durban (Suráfrica) en diciembre de 2011.

Mientras:

Nada más entrar al Hotel Moon Palace, el resort de lujo de Cancún donde se celebra la cumbre del clima de la ONU que estaba llamada a lograr un acuerdo internacional contra el calentamiento global, hay un stand de la ciudad surafricana de Durban. Allí se organizará la siguiente gran cumbre del clima. El stand ofrece imágenes de poblados zulúes, submarinismo entre arrecifes de coral, hoteles paradisiacos y safaris con leones y rinocerontes. Y una mención de pasada a la importancia de la futura cumbre, en diciembre de 2011. Eso es lo primero que se encuentran los miles de negociadores de 194 países, muchos de ellos con la pulsera del todo incluido de su hotel, reunidos en Cancún. Tras casi 20 años de batallas diplomáticas en torno al cambio climático, los negociadores presentes en la ciudad balneario mexicana encaran las últimas 48 horas del cónclave con todos los asuntos cogidos con pinzas. Todo se finiquitará en Durban, dicen.

El propio secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, restregó ayer el fracaso en la cara de los ministros de Medio Ambiente de todo el mundo. “Estoy profundamente preocupado porque nuestros esfuerzos hasta la fecha han sido insuficientes”, espetó el jefe de la ONU. Los ministros, incluida la española Rosa Aguilar, se enfrentaron ayer a unos textos recién sacados del horno y elaborados a codazos diplomáticos por los burócratas climáticos durante los primeros diez días de la cumbre. No hay grandes avances, salvo en aspectos técnicos. Los frentes principales el coto a la destrucción de los bosques, los detalles del Fondo Verde de 100.000 dólares por año en 2020 prometido el año pasado en Copenhague, la verificación por organismos internacionales de las emisiones de CO2 comunicadas por los países se concluirán en Durban. “No hay señal de progreso sobre los temas cruciales”, resumió la comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, que señaló a China como culpable del bloqueo por impedir que otros países verifiquen sus verdaderas emisiones.

España se compromete a una reducción del 30% de sus emisiones
“Ya sabíamos que el avance no se iba a producir con mucha velocidad, pero se produce”, declaró ayer Aguilar. La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino aseguró que España “se compromete a una reducción del 30%” de las emisiones de la UE en 2020 respecto a 1990, sin esperar a ver qué hacen otros países. En la práctica, sería un empujón a las negociaciones y un gesto hacia EEUU, que sólo ha anunciado un recorte del 17% respecto a 2005 en una ley que está bloqueada en su Congreso, plagado de negacionistas del cambio climático.

Al cierre de esta edición, los ministros europeos estaban reunidos para decidir si la UE anuncia el recorte unilateral del 30%, como piden los países en desarrollo y las ONG. Países como Polonia e Italia se niegan en redondo.

“Creo que hay posibilidad de alcanzar acuerdos en todas las partes, pero muchas cuestiones tendrán que ser definidas en Durban”, admitió la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera. Lo mismo dijo un conformista Ban Ki-moon, en una especie de trabalenguas: “No necesitamos acuerdos finales en todos los asuntos, pero necesitamos progresos en todos los frentes”.

La UE señala a China como culpable del bloqueo

 
EEUU interviene
En los nuevos borradores que manejan ya los ministros se observa la mano de EEUU, según denuncia Aida Vila, de Greenpeace. En uno de los párrafos, ha aparecido la frase “[los 194 países de la Convención de cambio climático de la ONU] reconocen la intención de los países desarrollados de implementar los objetivos de reducción de emisiones”. Antes, la frase favorita era “deciden que los países desarrollados deben comprometerse, individualmente o en conjunto, a la limitación de las emisiones”. Esta modificación, todavía sin aprobar, cambiaría un deber de recortar las emisiones de CO2 por un deseo de hacerlo, según explica Vila.

Japón volvió ayer a provocar un terremoto en las negociaciones. Uno de sus delegados, Akira Yamada, negó cualquier posibilidad de sumarse a una prórroga del protocolo de Kioto, que expira en 2012. Sin un acuerdo en el horizonte, el tratado de Kioto es el único mecanismo que obliga a los países industrializados, excepto a EEUU, a reducir sus emisiones. Japón rechaza prorrogarlo, puesto que sólo afecta a naciones que apenas representan la cuarta parte de las emisiones mundiales, y apuesta por llegar a un acuerdo mundial que incluya a los principales contaminantes, EEUU y China. Sin Kioto y sin un acuerdo global en la próxima cumbre de Durban, no existiría ningún mecanismo para obligar a los países a reducir sus bocanadas de CO2.

Sin embargo, China envió ayer una señal que podría desbloquear la batalla diplomática en Cancún. La potencia asiática se comprometió en Copenhague a reducir hasta un 45% sus emisiones por unidad de PIB en 2020 respecto a 2005. Sin embargo, dejó claro que su compromiso era “voluntario”. Ayer, su jefe negociador, Xie Zhenhua, aseguró: “Tendremos objetivos vinculantes”. A cambio, China pide la prórroga del protocolo de Kioto, que se tambalea por la presión de Japón, Rusia y Canadá.

Bolivia dice que irá a Tribunal de La Haya para impugnar el acuerdo de Cancún

Bolivia ha anunciado que acudirá al Tribunal Internacional de La Haya para impugnar el resultado de la Cumbre del Cambio Climático de Cancún, por considerar que se violó el reglamento de Naciones Unidas en la aprobación de sus documentos finales.

“Vamos a recurrir a las instancias legales que correspondan en el marco de la Convención (del Cambio Climático) que claramente establece que en estos casos la Corte Internacional de Justicia es la instancia que se pronuncia”. As í lo ha dicho el embajador boliviano ante la ONU, Pablo Solón.

Así lo ha considerado aporpiado al llegarse a un acuerdo definitivo sin tener en cuenta las discrepancias boliviana s respecto al borrador de los documentos de la reunión.

www.publico.es

Con la protesta de varios países, las delegaciones que participan en la Cumbre de Cambio Climático de Naciones Unidas, adoptaron un mínimo acuerdo para aplazar un segundo periodo de vigencia del Protocolo de Kyoto.

Calderón: Nueva era de cooperación en el cambio climático

El presidente México, Felipe Calderon Hinojosa, afirmó que con el acuerdo de la Cumbre de Cambio Climático de Cancún, se inicia una nueva era de cooperación en el cambio climático.

teleSUR

About these ads

2 Respuestas a “Delegaciones protestan contra resultados de cumbre en Cancún

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. Hely Said Chaviel

    Saludos hermanos “Humanos”,luchar por la vida es necesario e imprescindible,todos tenemos ese derecho;pero la mesquindad entre otras cosas ciega a muchos…que lastima, pues a pezar de todos los esfuerzos por vivir,parece que no lograremos cumplirle a nuestros hijos, ni a los hijos de nuestros hijos.Por que? , personas con tanta “capacidad y estudiosos”,no logran un verdadero entendimiento?,que hacemos los que no podemos ir a una cumbre y luchar alli con tra los intereses mesquinos de muchos?, será que los que han ido a las cumbres no tienen capacidad?,sera que en el fondo solo les ha interezado sus intereses?; entonces para que van estos que han ido,porque no van los indigenas que aun resisten la asechanza del poderoso?, por que no van ellos que estaban antes que nosotros?,a quien culpamos del fracazo de las cumbres? y para que ?, si lamentablemente por esta via ,vamos al exterminio de la raza humana.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s